El Parlamento foral implanta un protocolo para abordar situaciones de acoso sexual

Presentación del protocolo para abordar situaciones de acoso sexual
EUROPA PRESS
Actualizado 03/04/2017 13:45:07 CET

PAMPLONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Navarra ha impulsado un protocolo para la prevención y abordaje de las situaciones de acoso sexual, acoso por razón de sexo y cualquier otra forma de acoso, una iniciativa "importante" que tiene como objetivo "establecer medidas preventivas, así como regular el procedimiento de actuaciones" ante este tipo de situaciones.

El proyecto se enmarca en el I Plan para la Igualdad de Mujeres y Hombres del Parlamento de Navarra y es una de las acciones implementadas en este primer año de ejecución. Ha sido presentado este lunes en rueda de prensa por la presidenta de la Cámara foral, Ainhoa Aznárez; Begoña Murguialday, Nerea Ereñaga y Silvia Díaz, de la consultora Murgibe; y Paulina Cuella, trabajadora del Parlamento.

El protocolo será de aplicación a la totalidad del personal del Parlamento de Navarra (personal funcionario, contratado y eventual), que suman unas 54 personas, así como a las trabajadores de entidades externas que prestan sus servicios en el Parlamento de Navarra.

Se aplicará, asimismo, a aquellas personas que hagan uso de las instalaciones de la Cámara y que consideren que han sido objeto por parte de su personal de acciones que queden encuadradas dentro de la definición de acoso psicológico, sexual, por razón de sexo o cualquier otro tipo de acoso o violencia. Quedan excluidos los parlamentarios forales al ser aforados.

Por otra parte, en el caso de que la autoría del acoso sea atribuida a una persona trabajadora de una empresa externa, el Parlamento de Navarra se dirigirá a la empresa o entidad externa con el objeto de que adopte las medidas oportunas que eviten radicalmente la situación de acoso.

El protocolo propone asimismo actuaciones de prevención contra las diferentes modalidades de acoso, y establece las vías para la resolución de las situaciones de acoso, por un lado, mediante un procedimiento interno y la aplicación de la vía disciplinaria y, por otro, la canalización a través de la vía judicial penal.

AMBIENTE DE TRABAJO EXENTO DE VIOLENCIA

La presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, ha puesto en valor que el objetivo de esta "importante" iniciativa es "establecer medidas preventivas, así como regular el procedimiento de actuaciones" ante situaciones de acoso sexual o razón de sexo y ha asegurado que a través de este protocolo "se posibilitará el derecho de todas las personas, hombres y mujeres, a disfrutar de un ambiente de trabajo exento de violencia".

Para ello, ha explicado, "se establecen unas medidas que pasan por la prevención, pero también por la formación como aspectos imprescindibles para erradicar este tipo de situaciones, situaciones de las que el entorno laboral, en este caso, el entorno laboral parlamentario no es ajeno y que durante mucho tiempo han permanecido en lo oculto, en lo privado".

VÍAS PARA LA RESOLUCIÓN DE LAS SITUACIONES DE ACOSO

Para la resolución de las situaciones de acoso, el protocolo establece un procedimiento de actuación interno que se basa en tres fases, ha detallado Nerea Ereñaga. La primera de ellas es una denuncia, a instancias de la secretaría general, que se remitirá en sobre cerrado al equipo de Prevención de Riesgos Laborales del Gobierno de Navarra que será el encargado en todo momento de asesorar y apoyar a la supuesta víctima.

En un primer estudio éste será el órgano que admitirá o no la denuncia presentada. En caso de que no se admita será porque el contenido de la denuncia no es objeto de acoso y, por consiguiente, el proceso se pararía en este punto; mientras que en caso de que el servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Ejecutivo viera que sí existe alguna prueba lícita de acoso se daría comienzo al procedimiento.

En ese momento, ha expuesto Ereñaga, "se entraría en la segunda fase, que consistiría en la fase de investigación", la cual consta de un procedimiento informal "siempre que la supuesta víctima esté de acuerdo, puesto que supone reunirse con la persona supuestamente acosadora", un encuentro cuyo principal objetivo sería "llegar a un acuerdo, donde se identificara el acoso que se ha sufrido y el arrepentimiento de la persona que lo ha originado".

En caso de que en esta reunión no se consiguiera acuerdo alguno, se procedería al procedimiento formal, en el que la investigación queda en manos del propio servicio de Prevención de Riesgos Laborales del Gobierno, que se encargaría de entrevistar a ambas partes y a todos los testigos posibles.

En función de ello emitirá un informe de valoración final en el que la denuncia de acoso puede quedar archivada; tipificarse como falta o, si se determina que la persona denunciada ha realizado un acto de acoso, se tomarían medidas tanto organizativas como incoativas y se llevaría a cabo un acompañamiento a la víctima.

Además, existe otra vía independiente como es la posibilidad de iniciar una denuncia en la vía judicial penal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies