La portavoz del CGPJ cree que "ha pasado el tiempo de lamentos" y que ahora "toca actuar para modernizar la Justicia"

Actualizado 10/06/2009 17:37:50 CET

Colegios de abogados de toda España se reúnen desde hoy en el Baluarte de Pamplona en las V Jornadas de Juntas de Gobierno

PAMPLONA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La portavoz del Consejo General del Poder Judicial, Gabriela Bravo, consideró hoy en Pamplona que "ha pasado el tiempo de los lamentos" y que ahora es "tiempo de actuar" para dotar a la Justicia de los recursos "necesarios" y así, "situarla en el siglo XXI". Además, trasladó que es "imprescindible" la "leal" cooperación institucional de los abogados para "conseguir la modernización" de esta administración.

Así lo manifestó Bravo en la inauguración de las V Jornadas de Juntas de Gobierno de los Colegios de Abogados que se celebran desde hoy hasta el viernes en el Baluarte de Pamplona, y que cuentan con unos 600 profesionales del gremio. El encuentro será clausurado el viernes por el ministro de Justicia, Francisco Caamaño.

Durante su intervención, la portavoz del CGPJ destacó que la abogacía "debe ser una de las puntas de lanza en la modernización de la Justicia" y aseguró que su cooperación institucional es "imprescindible" para lograr la "modernización" de la misma.

La portavoz del CGPJ señaló que la sociedad "ha avanzado en complejidad y en exigencia sus servicios públicos", pero recalcó que ese avance "no ha ido siempre acompañado de una puesta al día de la Justicia", ya que, según dijo, "año tras año ha sido postergada en las dotaciones que los poderes públicos le destinaban".

En esta línea, subrayó que los integrantes de la carrera judicial y los funcionarios han sido los encargados de "suplir las deficiencias estructurales con una dedicación encomiable", y reconoció que los abogados "han sufrido y sufren las dilaciones e ineficiencias pausadas por tal falta de inversión".

No obstante, Bravo recordó que el CGPJ ha aprobado un plan de modernización que persigue superar las deficiencias acumuladas durante décadas, iniciativa que, según explicó, "ha sido inscrito dentro de un gran acuerdo social propuesto por el Ministro de Justicia y al que todos estamos invitados a sumarnos". "Llevamos meses embarcados en la modernización de la Justicia fomentando la búsqueda de acuerdos con el Gobierno, CCAA, colegios profesionales y asociaciones para encontrar las soluciones a los problemas que afrontamos", dijo.

"PRESTIGIO" DE LA ABOGACÍA

Gabriela Bravo, que agradeció al presidente del Consejo General de la Abogacía su invitación a las jornadas, aseguró que este encuentro le permite "poder estar con los representantes de una institución que tanto prestigia a la sociedad".

Como portavoz del CGPJ, reconoció "la aportación social" de los abogados y destacó el papel "fundamental" que "han venido jugando en la Administración de Justicia". Según manifestó, los letrados son "parte esencial de la Justicia", y aseguró que sin ellos, "no es ni siquiera concebible la Justicia como sistema de resolución de conflictos y valor superior del ordenamiento jurídico".

Así, defendió que la Justicia "no es sólo cosa de jueces" y expuso que los casi 170.000 abogados existentes en España "desempeñan una labor esencial en nuestra Administración de Justicia", un trabajo que requiere "un estudio continuado y una formación permanente para la defensa de los legítimos intereses de la sociedad".

Para Bravo, los temas que se tratarán durante las jornadas como la formación, la tecnología o la modernización de la Justicia, "evidencian el compromiso de los abogados por ofrecer al ciudadano un servicio profesional de calidad que atienda sus intereses".

Además, destacó que demuestra también que comparten "las mismas preocupaciones" que el Consejo General del Poder Judicial al apostar "por ofrecer una Justicia ágil y eficaz y contribuir a los ejes de trabajo en los que estamos todos inmersos para lograr una Justicia del siglo XXI que supere tantas ineficiencias que arrastramos del pasado".

En esta línea, afirmó que el ciudadano "precisa" del abogado para "conocer el alcance y la transcendencia de sus actos" y para ello, explicó "debe de confesarle sus circunstancias más íntimas", lo que convierte al letrado "en custodio de la intimidad personal de su cliente y de su inalienable derecho a no declarar contra sí mismo". "El abogado debe de tener siempre presente la alta función que la sociedad y la Constitución le confía, que supone nada menos que la defensa efectiva de los derechos individuales y colectivos", añadió.

"ARTESANOS DE LA CONFIANZA"

Por su parte, el presidente del Consejo General de la Abogacía Española, Carlos Carnicer, destacó que "muchas cosas están cambiando en la abogacía española para bien" y resaltó que como manifestó el Ministro de Justicia, Francisco Caamaño, "los abogados somos los artesanos de la confianza".

En su opinión, "seremos capaces a futuro de tener una Administración de Justicia acorde con lo que demandan los ciudadanos", y trasladó a la sociedad que "esa confianza destinada a la abogacía" se "va a continuar desarrollando con mayor preparación y con perfecto conocimiento con lo que se lleva entre manos".

Carnicer puso de relieve que la Justicia Navarra es considerada por los abogados como la que "menos mal funciona", y animó a todos los letrados a "trabajar conjuntamente para ver qué es lo mejor para el futuro y que es lo que tenemos que hacer para ser más eficientes".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies