El presidente navarro aboga por una reforma laboral basada en la concertación y considera "clave" la contribución del PP

Miguel Sanz en un encuentro financiero
EP
Actualizado 30/07/2010 15:15:34 CET

PAMPLONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, ha afirmado que la reforma laboral debe estar basada en la concertación política y en la concertación social, y que no puede ser que salga adelante únicamente con los votos del PSOE. Según ha defendido, "aún se está a tiempo" y la contribución del PP es "clave".

Sanz ha manifestado en rueda de prensa que "al Gobierno de Navarra le parece muy mal lo que ha salido como reforma laboral, no tanto por el contenido sino porque no tiene el respaldo ni de los agentes económicos y sociales ni de los políticos, que es fundamental en cualquier reforma trascendente".

El presidente navarro ha indicado que si no es posible la concertación política y social que al menos la reforma "esté basada en una de las dos". "Lo que no puede ser es una reforma laboral que salga adelante únicamente con los votos de quien está en el Gobierno, del PSOE si queremos una reforma laboral efectiva", ha opinado.

A su juicio, harán "mal" el PSOE y el PP si no pactan una reforma laboral. "Hará mal el PP si no concierta y se pone a negociar una reforma laboral práctica y efectiva, que regule el mercado laboral de manera conveniente, que facilite la contratación de trabajo a los empresarios, a los emprendedores, que facilite también el ejercicio de su actividad profesional a los autónomos, que regule la negociación colectiva", ha dicho.

Según Sanz, "al final las consecuencias las pagarán los ciudadanos, que cada día están más desengañados de la incapacidad que tienen los partidos mayoritarios en las Cortes para alcanzar acuerdos". "Lo pagarán también los empresarios, los trabajadores, los autónomos y los partidos políticos, también el PP si al final alcanza el Gobierno de España porque se encontrará en una situación complicada", ha agregado.

El presidente navarro ha defendido que si se pacta una reforma laboral quien esté en el Gobierno se encontrará con "la legitimidad que le otorga el respaldo social, el respaldo político de la inmensa mayoría de los españoles" y ha incidido en que la concertación "ha de ser la base de cualquier reforma".

"Para eso tan importante es la posición del partido en el Gobierno como del partido en la oposición y también de quienes tienen la legítima representación social y todavía estamos a tiempo, porque lo que ha salido de la comisión de trabajo todavía caben las aportaciones de los grupos en el Senado y en el Congreso", ha señalado, para indicar que "el acuerdo se puede plasmar de múltiples maneras, o bien con el voto afirmativo bien con la abstención".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies