El programa de detección precoz de cáncer colorrectal llega a Estella

Actualizado 17/12/2013 22:44:06 CET
Cartel del Programa de Detección Precoz de Cáncer de Colon.
Foto: EP/GOBIERNO DE NAVARRA

PAMPLONA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El programa de detección precoz de cáncer colorrectal del Gobierno de Navarra ha iniciado su despliegue en la zona básica de Estella, proceso que se prolongará hasta noviembre de 2014.

   En este tiempo, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra convocará a 4.294 mujeres y hombres de entre 50 y 69 años de los municipios de Aberin, Ayegui, Estella, Igúzquiza, Morentin, Valle de Yerri y Villamayor de Monjardin.

   El envío de las cartas-invitación ha comenzado por Estella y está previsto que el proceso en esta ciudad dure alrededor de siete meses, para proseguir después con el resto de municipios.

   La zona básica de Estella es la tercera, tras las de Tudela Oeste y San Juan, que se incorpora al programa. Por este motivo, se han desplazado hasta el centro de salud de la ciudad la directora general de Salud, Cristina Ibarrola; la directora del Instituto de Salud Laboral y Pública de Navarra, Marisol Aranguren; la jefa de la Sección de Detección Precoz del Instituto, Nieves Ascunce; y la directora del Hospital García Orcoyen de Estella, Marisa Hermoso de Mendoza.

   Durante el acto informativo, la alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, y varios vecinos y representantes de diversos colectivos han manifestado su voluntad de realizar en su domicilio el sencillo test de detección de sangre oculta en heces que facilita el programa, depositando para ello las tarjetas-invitación que remite el Instituto de Salud Pública y Laboral.

   Entre ellos estaban Laureano Martínez, gerente de la Mancomunidad de Montejurra; Javier Escribano, director del centro de salud; María Asun Ulzurrun, orientadora del IES Tierra Estella; Pedro Echávarri, director del grupo de teatro Kilkarrak y propietario de la librería Irrintzi; Carlos Garagarza, de la Armería Garagarza y en representación de la Asociación de Comerciantes de Estella; y Mikel Adrian, ex-jugador del Club de Baloncesto Oncineda.

   El programa, que se extenderá a toda Navarra progresivamente, está dirigido a mujeres y hombres navarros nacidos entre el 1 de enero de 1944 y el 31 de diciembre de 1964. Esto es, unas 166.000 personas, el 24% de la población de la Comunidad foral. De ellas, el 75% vive en el Área de Salud de Pamplona, un 14% en la de Tudela y un 11% en el Área de Salud de Estella.

   Está dirigido a la población asintomática. Por ello, no se invitará a participar a las personas ya identificadas con antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de otras enfermedades de colon, así como a aquellas que les hayan realizado una colonoscopia en los últimos cinco años, ya que todos este colectivo tiene su propio circuito de atención y seguimiento.

   A la zona básica de Estella pertenecen 4.810 personas de entre 50 y 69 años, si bien podrán finalmente participar en el programa, debido a estas exclusiones, 4.294 personas.

DETECCIÓN PRECOZ

   Con el programa de detección precoz se pretende disminuir la incidencia y la mortalidad por cáncer colorrectal, el más frecuente en la población. Es el cáncer que más fallecimientos provoca entre las mujeres navarras y ocupa el segundo lugar en mortandad, tras el de pulmón y tráquea, en el caso de los hombres. Si se diagnostica a tiempo, la enfermedad tiene curación en el 90% de los casos, porcentaje que disminuye a menos del 50% si se detecta en fases avanzadas.

   Para conseguir este objetivo preventivo, es fundamental la respuesta de la población diana. En este caso, se considera necesario lograr al menos una participación de al menos el 60% (en el Programa de Detección de Cáncer de Mama es del 88% de la población diana).

   Se estima que alrededor de 70 de cada 1.000 personas que realicen la prueba resultarán positivos, pero solo en 3 se confirmará la presencia de un cáncer. En 1 de cada 3 positivos, la presencia de sangre se deberá a la existencia de pólipos benignos que deben ser tratados para evitar la aparición posterior de un cáncer.

CÓMO SE PARTICIPA

   La actuación del programa consiste en ofrecer al grupo de población con mayores tasas de incidencia del tumor (50 a 69 años) la realización de un análisis de sangre oculta en heces, ya que la presencia de este elemento suele ser indicativo de la existencia de lesiones.

   La participación en el programa se desarrolla de la siguiente forma. Primero, con una invitación. Las personas pertenecientes al grupo de edad diana recibirán una carta-invitación personalizada en su domicilio en la que se explica el contenido de la campaña. Incluye una tarjeta prefranqueada mediante la cual se puede manifestar la voluntad de participar.

   Posteriormente, se debe confirmar la participación. Para ello, el usuario puede remitir la tarjeta prefranqueada por correo postal a la dirección consignada. También podrá depositar la tarjeta en el centro de salud en unas urnas identificadas a tal efecto, así como llamar al teléfono 848 42 34 98 o enviar un correo electrónico a la dirección precolon@navarra.es.

   Días después de mostrar su deseo de participar, la persona recibirá en su domicilio un kit de recogida de muestras ya etiquetado con los datos del participante y una carta con instrucciones sobre cómo realizar el proceso de toma de la muestra y dónde entregarla.

   Una vez realizado el test, el kit con la muestra deberá entregarse en el centro de salud o consultorio. Se depositará en unos contenedores específicos identificados con el logotipo del programa.

   Analizadas las muestras, los resultados negativos se comunicarán por carta, mientras que si se detecta un resultado positivo de sangre en heces le será comunicado al usuario personalmente, derivándole a su centro de salud para que se le realice una valoración clínica y se tramite la realización de pruebas de confirmación diagnóstica.

   Para poder conocer el origen del sangrado se realizará una colonoscopia. Ésta es una exploración del interior del intestino que se realiza con sedación para evitar que sea dolorosa, y mediante la que se puede visualizar, detectar y extirpar las lesiones que han originado ese sangrado.

   De esta forma, al beneficio de poder aplicar un tratamiento de forma precoz al tumor canceroso detectado gracias al test, la campaña de detección precoz añade la ventaja de poder eliminar también las lesiones precursoras y, en consecuencia, evitar la aparición de la enfermedad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies