La revista lingüística Fontes analiza en su nuevo número 119 el habla de la Baja Navarra

Actualizado 22/09/2015 16:05:42 CET

PAMPLONA, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

'Oztibarreko mintzoaz eta haren lexikoaz/Sobre el vasco de Ostabaret y su léxico' es el título del trabajo de Iñaki Camino que abre el número 119 de la publicación Fontes Linguae Vasconum, revista sobre lingüística vasca editada por la Sección de Publicaciones del Gobierno de Navarra desde 1969 con periodicidad semestral.

El artículo muestra una panorámica general del conocimiento que en este momento poseemos sobre el habla del la Baja Navarra y propone una visión innovadora sobre la influencia ejercida a nivel lingüístico por la villa de Hasparren en su entorno. También se presentan las características fónicas y morfosintácticas del habla de Ostabaret y su condición de habla nuclear en la Baja Navarra, ha informado el Gobierno foral en una nota.

La revista recoge también los artículos titulados 'Aurizco aldaeraren inguruan/(Aurrizko eta Orreagako euskararen lagin batzuk/Acerca de la variedad de Burguete (algunos materiales del euskera de Burguete y Roncesvalles)', 'Garai arkaikoko euskara nafarraren lekukotasun berriak: gehoketak eta zuzenketak F. Maioraren liburuari/Nuevos testimonios del euskera navarro del periodo arcaico: adiciones y correcciones al libro de F. Maiora', 'Matxin de Zalba (1416) El iceberg lingüístico navarro' /Matxin de Zalbaren (1416) gutun elebiduna.Hizkutzaren iceberg nafarra', 'Saroi entitate geografikoaren banaketa, esanahia eta etorkia toponimiaren argitan/Distribución, significado y origen de la entidad geográfica saroi a la luz de la toponimia'.

Koldo Artola es el autor del artículo 'Aurizco aldaeraren inguruan/(Aurrizko eta Orreagako euskararen lagin batzuk/Acerca de la variedad de Burguete (algunos materiales del euskera de Burguete y Roncesvalles)', donde publica materiales recogidos en los dos pueblos que, según el mapa de Louis-Lucien Bonaparte, conformaban esta variedad.

En este artículo se pone, además, de manifiesto que el euskara que llegamos a conocer, hablado sólo por unas pocas personas de bastante edad, estaba muy influenciado por las hablas tanto de Aezkoa como de Valcarlos, al proceder algunos ed los padres de los informantes de dichos lugares, aunque en el seno de una familia de Burguete de apellido Irigarai, se mantuvo el habla local en gran medida.

El volumen integra, asimismo, el artículo titulado 'Garai arkaikoko euskara nafarraren lekukotasun berriak: gehoketak eta zuzenketak F. Maioraren liburuari/Nuevos testimonios del euskera navarro del periodo arcaico: adiciones y correcciones al libro de F. Maiora', de Ekaitz Santazilia. El trabajo recoge algunos fragmentos extraídos de esta colección de textos euskéricos antiguos reunidos por F. Maiora, y tras fijar, corregir y, en ocasiones, ampliar los testimonios, realiza también su estudio lingüístico.

Peio J. Monteano Sorbet es el autor de 'La carta bilingüe de Matxin de Zalba (1416) El iceberg lingüístico navarro' /Matxin de Zalbaren (1416) gutun elebiduna.Hizkutzaren iceberg nafarra. Basado en una carta escrita en romance navarro y en euskera, que en 1496 se intercambiaron dos altos funcionarios, descubre una élite social y política de Navarra que conoce y habla y es capaz de escribir ambas lenguas y que utiliza ese bilingüismo como elemento de poder. Monteano reformula la visión de la situación lingüística de Navarra y de la convivencia de ambas lenguas durante los últimos siglos de la Edad Media.

Fontes incluye, finalmente, el artículo titulado 'Saroi entitate geografikoaren banaketa, esanahia eta etorkia toponimiaren argitan/Distribución, significado y origen de la entidad geográfica saroi a la luz de la toponimia' de Luis Mari Zaldua Etxabe, en el que aporta información útil sobre la distribución, significado y origen de la entidad geográfica eusquérica saroi. Ayuda a concretar la naturaleza de los elementos que aparecen en la toponimia vasca, recopilando y ordenando, de paso, datos que pueden resultar prácticos para el estudio diacrónico de la fonética, la morfología o el léxico del euskera. El estudio también pretende ver hasta qué punto pueden conocerse las características que configuran los seles, o su evolución, de la mano de la onomástica, ha añadido el Ejecutivo.