Sanz reitera su apuesta por un Gobierno "constitucionalista" y afirma que sus teléfonos "están abiertos" para negociar

Actualizado 05/07/2007 20:17:25 CET

PAMPLONA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Navarra y candidato de UPN a la reelección, Miguel Sanz, reiteró hoy su apuesta de formar un Gobierno "constitucionalita" con el PSN y recalcó que "todos los teléfonos y lineas de comunicación de UPN están abiertos, y la disposición para el diálogo es absoluta".

Tras reunirse con la presidenta del Parlamento de Navarra, Elena Torres, en el inicio de la segunda ronda de consultas para proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno, Miguel Sanz aseguró que su disposición al diálogo no es nueva, sino que viene "de antes y de antes", y recordó que "ha habido reuniones con carácter extraoficial, pero no clandestinas", con dirigentes del PSOE.

Miguel Sanz explicó que ha reiterado a la presidenta del Parlamento "la misma posición que tuvo UPN en la primera ronda" y recordó que "somos el único partido que desde el comienzo mantiene una postura decidida en favor de un Gobierno de corte constitucionalista".

El dirigente regionalista afirmó que su "posición no es gratuita, sino que hunde sus raíces en la reflexión sobre los últimos resultados electorales" y argumentó que "los ciudadanos navarros optaron el 27 de mayo por un Gobierno de corte constitucionalista, un Gobierno que defienda con lealtad la Navarra reflejada en el Amejoramiento y la Constitución española".

Así, el presidente de UPN defendió que "cualquier otra interpretación del resultado electoral es interesada y está basada en la única ambición de acceder al poder". "No creemos en la famosa frase que ya se ha acuñado y que se usa con frivolidad, esa frase que dice que Navarra ha optado por un cambio. Eso es una falsedad en toda regla. Navarra no ha optado por que IUN sea el árbitro de la decisión y los votos que ha tenido el PSN en ningún caso están orientados hacia los objetivos políticos que defienden los partidos nacionalistas, más bien pensamos todo lo contrario", añadió.

Reiteró que UPN está dispuesto a "recoger el guante lanzado por Zapatero", en el sentido de hablar de "agravios", como dijo el presidente del Gobierno central, y añadió que los regionalistas aceptan "dialogar para conformar un Gobierno que garantice la estabilidad institucional de Navarra e interpretar correctamente lo qué es la democracia". En este sentido, según Sanz, de las urnas se desprende que UPN debe obtener la Presidencia del Gobierno, teniendo en cuenta que obtuvo casi el doble de escaños que el PSN.

Así, el jefe del Ejecutivo foral sostuvo que el PSN "no se puede amparar en que UPN ha agraviado a los socialistas, porque ese argumento cae por su propio*peso cuando al mismo tiempo que se dice eso, los socialistas dicen que estarían dispuestos a gobernar con UPN si se les cede la presidencia". "Subyace en ese planteamiento una ambición personal por encima del interés general", dijo.

Además, Miguel Sanz defendió que UPN "tiene muchas más similitudes en materia programática con el PSN que las que pueda tener el PSN con los nacionalistas", y se refirió en concreto a materias sociales, institucionales y de infraestructuras.

Por otra parte, el jefe del Ejecutivo foral mostró su conformidad con la celebración de una nueva ronda de consultas el día 16 de julio, pero remarcó "que debe el 16 y que no se traslade al 17 por intereses partidistas, y después el mismo día 17 se traslade de la mañana a la tarde". "Debemos ser serios y comportarnos ante los ciudadanos", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies