Sanz vuelve a ofrecer a PSN "un pacto para blindar Navarra" que conllevaría un "reparto de las cuotas de poder"

Actualizado 19/03/2007 15:00:54 CET

PAMPLONA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, reiteró hoy su ofrecimiento al Partido Socialista de Navarra para formalizar "un pacto para blindar el régimen foral de Navarra", lo que implicaría, según precisó, un reparto en las cuotas de poder en cuanto al acceso a las instituciones, y lo digo ahora con una posición de mayoría absoluta".

En declaraciones a los periodistas previamente a la inauguración de una exposición, Sanz no concretó nada más sobre este pacto porque "no hay una propuesta concreta", y precisó que "tiene que tener un proceso de negociación".

"Mi mano está tendida al Partido Socialista para blindar el régimen foral, porque es mucho más importante que estar en el Gobierno en solitario defender o blindar el régimen foral para que Navarra siga siendo una comunidad foral diferenciada, sin riesgos de convertirse por pactos extraños, en una provincia más", subrayó el presidente del Ejecutivo foral.

En cuanto a la manifestación celebrada el sábado en Pamplona bajo el lema 'Fuero y Libertad. Navarra no es negociable', indicó que ya en septiembre de 2006, en el inicio del curso político, ofreció "y lo vengo a ofrecer ahora, un pacto para blindar el régimen foral", por lo que "nadie" puede creer que la convocatoria del sábado fuera electoralista.

Mostró su agradecimiento a todas las personas que participaron en la marcha e indicó que en el análisis hay que ser "generosos, sin caer en la autocomplacencia pero sin cerrarnos vías de entendimiento y consenso con otras fuerzas".

"Respetamos tremendamente la posición que adoptaron otras fuerzas políticas para no estar presentes, pero pensamos que algunas se equivocaron, porque la manifestación no fue contra nadie", sostuvo.

Según Miguel Sanz, la convocatoria "fue oportuna" puesto que se realizó "cuando en el sentimiento de los ciudadanos anidaba una cierta preocupación a raíz de los últimos acontecimientos y decisiones políticas, y también fue necesaria, porque ese grado de desconfianza que existía en los ciudadanos había que canalizarlo de una manera democrática".

En este sentido, señaló que tuvo "muchas presiones o indicaciones" para hacer un llamamiento de esa naturaleza durante semanas y meses atrás, y que sólo consideró oportuno llevarlo a cabo "cuando esa sensación estaba llegando a unos límites extremos".

La manifestación, precisó, "fue una exposición de civismo y se llevó a cabo del modo más democrático que puede hacerse en una concentración masiva como la que fue".

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

En cuanto a las críticas realizadas por la oposición, aseguró que son análisis "interesados" y dijo que de las fuerzas nacionalistas lo entiende, "pero los dirigentes del PSN han comprobado que muchos votantes socialistas estuvieron presentes en la manifestación".

Al respecto, indicó que quienes dentro de la dirección del Partido Socialista se habían manifestado "favorables" de asistir estaban "acertados", aunque "al final su propuesta no tuvo éxito dentro de la Ejecutiva, quizá por indicaciones que les llegaron desde Madrid".

"Conozco respuestas que ha habido desde Madrid hacia esta manifestación muy poco democráticas e incluso amenazantes, que no nos van a condicionar, sino que las vamos a rechazar", afirmó Miguel Sanz, para añadir que "nadie puede cuestionar el sentido democrático que se le dio a este planteamiento cívico".

Sanz señaló que Navarra lleva 25 años de tránsito del Amejoramiento, durante los cuales se han convocado muchas elecciones "y nunca había sido necesario convocar una manifestación de esta naturaleza porque el ciudadano no tenía ninguna duda de que podía modificarse su régimen foral que desvirtúe nuestra autonomía".

"OÍDOS SORDOS" DE ZAPATERO

También se refirió al hecho de que Zapatero no haya valorado la manifestación celebrada en Pamplona. Es "bastante sintomático" que se haga "oídos sordos a la voz del pueblo navarro, que fue clara y alta".

El presidente Rodríguez Zapatero, en la primera oportunidad que tuvo, ayer en Zaragoza, "ni tan siquiera tuvo la deferencia de hacer una referencia a esta manifestación, de lo que me alegro, porque si hubiera hecho una referencia hubiera sido no para responder como se merece el pueblo navarro", aseveró.

Sobre la participación de dirigentes del Partido Popular, Miguel Sanz manifestó que el PP "cumplió un papel institucional y personal mostrando su compromiso con el régimen foral y con Navarra, porque el protagonista y el que lideró la manifestación fue el Gobierno de Navarra, conformado por UPN y CDN". Los representantes del PP "supieron estar en su papel", en una segunda fila y con "absoluto respeto a nuestro régimen foral".

Finalmente, preguntado sobre el gasto que ha supuesto la manifestación, indicó que es "lo menos importante", y añadió que su "obligación" consiste en "hacer un acto de esa naturaleza". "En algún momento, cuando se conozca, se dará la cifra, pero no creo que sea lo más importante", subrayó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies