El Servicio Navarro de Salud implanta un plan de gestión de listas de espera que se prolongará hasta 2015

Marta Vera.
EUROPA PRESS
Actualizado 10/09/2012 14:03:37 CET

El SNS sacará de la lista a las personas que falten a citas sin avisar

PAMPLONA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Navarro de Salud ha iniciado la puesta en marcha de un 'Plan de Gestión y Priorización Clínica de Listas de Espera', una estrategia orientada a la reducción de las listas con medidas dirigidas a mejorar la oferta de servicios y a controlar la demanda, de manera que se estabilicen lo antes posible en niveles similares a los existentes en el año 2010.

La consejera de Salud y el director gerente del Servicio Navarro de Salud, Ángel Sanz, han explicado en rueda de prensa el contenido de este plan, que frente al modelo anterior (basado en las denominadas 'peonadas'), adopta un enfoque integral, con medidas enfocadas a la oferta de recursos, a la mejora de la eficiencia y a la reordenación de la demanda.

En concreto, la nueva estrategia se basa en cuatro tipo de medidas: mejora de la oferta de los servicios asistenciales; mayor eficiencia en la gestión; ordenación de la demanda asistencial; y mejora de la información y la corresponsabilidad de la ciudadanía.

Estas cuatro líneas se concretan en once proyectos, la mayor parte de los cuales se implementarán entre septiembre de 2012 y enero de 2013. El cronograma se extiende hasta 2015.

Entre los proyectos destacan la mayor actividad asistencial derivada de la ampliación de la jornada a los empleados públicos, que va a suponer en la práctica el trabajo en determinadas jornadas de tarde (agrupación de los 10 minutos diarios de 2012), y la reordenación de los horarios de los centros en el marco del plan de mejora de la Atención Especializada y el de la Atención Continuada y Urgente.

Además, el SNS va a establecer objetivos de espera para cada centro hospitalario tanto en consultas externas de aquellas especialidades más demandadas desde Atención Primaria, pruebas complementarias e intervenciones quirúrgicas de aquellos procesos cuantitativa y cualitativamente más importantes.

Igualmente, se va a iniciar en algunos procesos quirúrgicos con esperas más relevantes dentro del SNS un proceso de priorización de los pacientes en espera, con participación de los profesionales sanitarios (cirugía ortopédica y traumatología, cirugía general y oftalmología).

El Servicio Navarro de Salud también va a poner en marcha un programa de evaluación de la actividad desarrollada por sus servicios asistenciales, especialmente en aquellos que presenten una peor evolución de las listas de espera en consultas externas e intervenciones quirúrgicas de cada uno de los hospitales.

Igualmente, se van a reactivar los comités de mejora en ciertas especialidades (traumatología y ortopedia, alergología, digestivo, neumología, neurología y oftalmología) para revisar criterios clínicos de la derivación de pacientes; revisar procesos quirúrgicos de acuerdo con principios médicos; y desarrollar las interconsultas no presenciales Primaria- Especializada.

Otro objetivo general que persigue el Plan es el de mejorar la eficiencia en la gestión administrativa, seguimiento y depuración de las listas de espera.

Para ello, se va a crear un Registro General de Pacientes en lista de espera del SNS, un sistema de información único y común para las demandas y esperas de consultas externas, pruebas diagnósticas y terapéuticas e intervenciones quirúrgicas.

Un Manual de Instrucciones orientará sobre los criterios de clasificación de los pacientes (tipo de prioridad, datos mínimos de los pacientes, causas de retraso, obligaciones de los usuarios, etc). Además, las tecnologías de la información permitirán dar información a la ciudadanía sobre las listas de espera de todos los centros del sistema sanitario público.

Igualmente, se desarrollará el protocolo de 'Acreditación de las Garantías Máximas de Espera' de acuerdo con lo exigido por la Ley de Garantías de Espera.

El SNS ha revisando uno por uno todos los pacientes (131) que se encuentran en lista de espera para detectar aquellos que, por el tiempo que llevan en la lista (más de 180 días), podría acogerse a las Garantías Máximas de Espera. Estas personas verán priorizada su intervención en la red pública o serán derivados a centros concertados para que sean atendidos lo antes posible.

SALIDA DE LA LISTAS POR NO AVISAR

La consejera ha apelado a la corresponsabilidad ciudadana en el buen uso de los recursos sanitarios y ha advertido de que el SNS sacará de la lista de espera a las personas que sin causa justificada y sin aviso previo de ningún tipo no acudan a las citas concertadas.

Ello se debe a que en 2011 un total de 44.795 personas que tenían una cita con el médico especialista no acudieron a la consulta, una media de 150 personas diarias y un 15,5% de las citas que se dieron el año pasado en las Consultas de Atención Especializada del Complejo Hospitalario de Navarra.

El comportamiento de las personas que tenían que acudir a realizarse una prueba diagnóstica fue algo mejor pero aun así fueron 3.256 las personas que no acudieron a la cita, una cantidad que supone un 2,2% de las citas para pruebas diagnósticas en el Complejo Hospitalario. Y en lo que respecta a la enfermería, a lo largo de 2011 hubo 11.420 personas que no acudieron a su cita, un 6,9% del total (165.909), según ha destacado Vera.

"Dado que desde el Servicio Navarro de Salud se está haciendo un enorme esfuerzo por reducir la lista de espera, creemos que también nosotros, los ciudadanos, debemos colaborar en este esfuerzo", ha dicho, conforme a la Ley Foral 17/2010.

La consejera ha recordado que el Plan de Gestión y Priorización Clínica de la Listas de Espera es uno de los 25 proyectos estratégicos adscritos al nuevo Modelo de Atención Sanitaria de Navarra y que se enmarca dentro de dos de sus siete líneas estratégicas, concretamente a las de conseguir un modelo de atención más orientado a la necesidad que a la demanda y a la de que el modelo sea más ágil y accesible.

ACTIVIDAD ORDINARIA Y LISTAS DE ESPERA

El gerente del SNS ha explicado que, pese a la supresión el año pasado de los programas extraordinarios (peonadas), el SNS está reduciendo las listas de espera mediante la actividad ordinaria.

De hecho, en julio la espera media para una primera consulta de asistencia especializada era de 27 días (la normativa foral, actualmente en suspenso, establece un máximo de 30), 6 días más que hace un año (con peonadas) pero 5 días menos que en enero (ya sin peonadas). En asistencia especializada, la espera media era en junio (antes de vacaciones), de 98 días, frente a los 120 días de espera máximos establecidos por la legislación foral.

El SNS todavía arrastra el incremento de la lista experimentado tras la supresión de las peonadas pero esta no aumenta con la actividad ordinaria.

Así, la atención especializada atendió en el primer semestre de 2012 un 2% más de consultas de primera visita y 1,3% de revisiones; en actividad quirúrgica programada, la red realizó un 4,7% más de intervenciones (creció sobre todo en traumatología y cirugía ortopédica, cirugía plástica y cirugía general); en Salud Mental, la lista de espera se redujo un 21,5%. Además, el sistema de priorización está permitiendo que en los procesos de mayor importancia clínica la espera se esté reduciendo: 20 días menos de espera para cirugía cardiaca (de 55 a 35); 9 días menos para cirugía cardiovascular (de 69 a 60); y solo de 8 días en oncología (uno menos que 2011).

Por otro lado, en la Atención Primaria se han reducido las derivaciones a la Asistencia Especializada en un 10% y que no tiene lista de espera. Esto significa que cada vez son más los problemas que se resuelven en este nivel asistencial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies