El Supremo revisa mañana a puerta cerrada la condena contra el psiquiatra que asesinó a la joven Nagore Laffage

 

El Supremo revisa mañana a puerta cerrada la condena contra el psiquiatra que asesinó a la joven Nagore Laffage

Fachada del Tribunal Supremo
EP
Actualizado 24/11/2010 18:02:51 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo revisa mañana jueves a puerta cerrada la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) que el pasado mes de marzo confirmó la condena de 12 años y 6 meses de prisión por un delito de homicidio impuesta por un jurado popular, al psiquiatra José Diego Yllanes por el crimen de la joven Nagore Laffage. la Sala.

En dicha ocasión el TSJN contempló dos atenuantes, la de reparación del daño, ya que Yllanes entregó a la familia de Laffage 126.853 euros, y la de embriaguez leve, mientras que desestimó aplicar las de arrebato y confesión del delito, tal y como había solicitado la defensa del psiquiatra.

Pese a las peticiones de todas las acusaciones personadas --la que representa a la familia de Nagore y otras cuatro populares-- el TSJN rechazó declarar los hechos como asesinato. La resolución contó con el voto particular discrepante del magistrado José Antonio Álvarez, que señalaba que el jurado debió estimar la circunstancia de la alevosía y sí calificar de asesinato los hechos.

HECHOS PROBADOS

El jurado popular consideró probado que el 7 de julio de 2008 José Diego Yllanes coincidió con las amigas de Nagore Laffage entre las 7 y las 8 horas, que poco después apareció la joven de Irún, se acercó a él y después de decirle algo al oído se fueron ambos en dirección a su piso en la calle Sancho Ramírez.

Entre las 8 y las 10 horas subieron al piso del acusado, comenzaron "de mutuo acuerdo a besarse, abrazarse y tener contacto físico de forma apasionada". Yllanes pensó erróneamente que Nagore quería mantener una relación apasionada y ella interpretó mal la actitud del procesado como un "intento de agresión sexual" por lo que le habría amenazado con denunciarlo. Ello, habría motivado que él la agrediera y causado las lesiones que presentaba la víctima.

Para el jurado, los hechos ocurrieron durante un "lapso de tiempo indeterminado". Nagore, según consideran probado, le arañó a su agresor y éste le presionó el cuello con su mano y le provocó su muerte por asfixia. Tras estrangularla, Yllanes intentó "descuartizarla" y llegó a cortarle el dedo de la mano.

También expuso el jurado que el acusado envolvió el cuerpo en bolsas de plástico y borró las huellas del piso limpiándolo, para después ir a la Clínica Universitaria, donde trabajaba como residente de Psiquiatría, para buscar el teléfono de un compañero, a quien llamó y le relató lo que había hecho.

Tras el encuentro con su compañero, y al no contar con su ayuda, la sentencia indica que Yllanes fue a casa de sus padres, cogió el coche, lo llevó a Sancho Ramírez y metió el cadáver de Nagore Laffage en el maletero. Posteriormente, añadió el jurado, se desplazó a Olondritz, donde dejó el cadáver "semioculto a unos metros del camino".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies