Tres detenidos por agredir a un varón que se citó con una familiar de ellos

Una de las evidencias halladas por la Policía Foral durante su investigación.
Foto: EP/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 11/09/2014 11:34:19 CET

Los hechos ocurrieron en una localidad de la Ribera y la mujer también fue agredida

   PAMPLONA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Foral ha detenido recientemente a tres vecinos de una localidad de la Ribera, de entre 25 y 55 años, como presuntos autores de un delito de detención ilegal y otro de lesiones.

   En concreto, se les acusa de retener y agredir a un varón que se citó a través de internet con una mujer familiar de ellos, a quien también le produjeron lesiones. Realiza las diligencias el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tudela.

   Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado 26 de agosto, cuando agentes de la policía local de un municipio de la Ribera se desplazaron hasta un establecimiento hotelero donde se encontraba un varón que afirmaba haber sido agredido. Los policías encontraron ensangrentada y dolorida a esta persona, que fue trasladada al centro de salud, donde le practicaron las primeras curas, y posteriormente al Hospital Reina Sofía de Tudela.

   El varón manifestó a los agentes que había conocido hace un año por internet a una mujer de esa localidad y que había venido desde Madrid para verse con ella. Según su relato, una vez en el domicilio donde habían quedado, tanto él como la chica fueron agredidos por los padres y el hermano de ella, así como por un amigo de la familia.

   Los agresores retuvieron a este varón durante unas dos horas, atándole de pies y manos, y le propinaron golpes constantemente, alguno de ellos con palos, ha informado el Gobierno foral en un comunicado. Al parecer, esta persona fue liberada por el amigo de la familia cuando uno de los agresores manifestó su intención de matarle con un cuchillo de cocina. Además, le sustrajeron más de 150 euros en efectivo.

   Por su parte, según el testimonio de la víctima, la mujer había huido del domicilio tras haber sido también agredida.

COLABORACIÓN DE LA POLICÍA FORAL

   Tras escuchar este relato, los miembros de la policía local solicitaron la colaboración de la Policía Foral. Por su parte, los presuntos agresores presentaron una denuncia ante la Guardia Civil en la que afirmaban que el agredido había intentado robar en la vivienda y que había sido repelido por sus inquilinos.

   Los agentes de la Policía Foral comenzaron las investigaciones y se entrevistaron con los presuntos agresores, cuyas declaraciones no terminaron de convencer a los policías. Tras obtener su autorización, inspeccionaron la vivienda donde habían ocurrido los hechos y encontraron, entre otros efectos, un palo con restos de sangre, un ovillo de cuerda fina con trozos cortados y un cuchillo de cocina. Con estas evidencias y con el testimonio del agredido, la Policía Foral detuvo a los presuntos agresores.

   Horas después, la mujer que había huido del domicilio se presentó en las dependencias de la Policía Local para denunciar la agresión que había sufrido. Presentaba importantes hematomas y una herida en la cabeza, por lo que fue trasladada al Hospital Reina Sofía de Tudela.