Txentxo Jiménez censura una "campaña política" contra él para desgastar a su persona y sus proyectos

Actualizado 19/05/2008 16:52:37 CET

Retomó hoy la actividad parlamentaria tras su viaje al Himalaya, durante el que se rechazó la modificación de la Ley del Vascuence

PAMPLONA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

El parlamentario de Nafarroa Bai Txentxo Jiménez censuró hoy que, durante su reciente viaje al Himalaya, ha sido objeto de una "campaña de carácter estrictamente político" con el objetivo de desgastarle "personalmente" y de "hacer daño a los proyectos" que representa y defiende.

Jiménez, que se incorporó hoy a la actividad parlamentaria después de un mes de ausencia en la Cámara, hizo público un extenso comunicado en el que pide disculpas a los ciudadanos, a Aralar y Nafarroa Bai porque debido a su ausencia en el Parlamento se rechazó la modificación de la Ley del Vascuence.

Según indicó en la nota, "asumiendo la responsabilidad de lo ocurrido como de carácter exclusivamente personal, me pongo a disposición de ambas organizaciones para que resuelvan esta desafortunada situación pensando la solución más conveniente para el bien del proyecto de cambio para la sociedad navarra defendemos".

Jiménez manifestó que de haber sabido las consecuencias de su viaje no lo hubiera planificado. "Decir lo contrario me parecería una falta de responsabilidad", dijo, para explicar que lo planificó en octubre del 2007 y que lo hizo "con el máximo de responsabilidad y naturalidad".

"Responsabilidad sabiendo que mi ausencia nunca debía repercutir en un abandono del trabajo y obligaciones parlamentarias. Para ello el grupo de Nafarroa Bai asumió los temas que estaban en trámite y han sido defendidos exactamente igual que con mi presencia", expuso.

Y con naturalidad pensó que podía hacer compatible su condición de parlamentario con lo que para ha sido su "mayor afición", la montaña. "Quizás esté equivocado o quizás mi visión de la política sea de otros tiempos, pero no encuentro justificación a considerarme diferente a aquellas personas con quienes comparto muchas cosas y esta vez la montaña. Si no es posible ejercer de parlamentario y hacerlo con la normalidad del resto de las personas, incluida la conciliación de la vida personal, algo falla", expuso.

"UNA INCOGNITA"

En el comunicado, Txentxo Jiménez afirmó que no podía prever que la proposición de Ley de modificación de la Ley del Vascuence fuera tratada en el único pleno del que se ha ausentado. "Estaba en trámite parlamentario desde finales del 2007. Su pase a pleno era una incógnita que no podía ser prevista cuando el viernes 18 de abril inicié mi viaje. Fue el lunes 21 cuando la Junta y Mesa incluyeron dicho punto", precisó.

Según agregó, la incorporación al orden del día del pleno de dicha modificación se hizo con el conocimiento de que no se disponía de la mayoría absoluta requerida para aprobarla, "pues mi ausencia era conocida por la totalidad de los grupos". "Sabiendo que no saldría aprobada fue decidida su incorporación, por lo que cabe preguntar sobre el sentido de todo lo ocurrido", sostuvo.

A su juicio, lo ocurrido es "sin duda" una "oportunidad bien aprovechada" "por quienes sobre todo están en contra del cambio de la Ley del Vascuence" y "buscando el desgaste de Nafarroa Bai" y del propio parlamentario Jiménez.

"Sorprende más, y también duele más, la facilidad o complejos con los que otros se dejan arrastrar o suman a los coros promovidos por los intereses rancios de esta comunidad, con el único beneficio de quizás resolver diferencias políticas o personales de tercer orden, sin percatarse que el ataque, centrado contra mi persona, tiene una dimensión, moralina y falsa ética que nos abarca a todos", añadió. "NIEGO LA MAYOR"

Sobre las afirmaciones de que había abandonado sus funciones como parlamentario, Txentxo Jiménez negó "la mayor". "Bien es cierto que el Reglamento estipula los periodos de sesiones parlamentarias dejando enero, julio y agosto inhábiles", reconoció, para afirmar que trabaja en la Cámara "más allá del calendario oficial" todos los días de la semana durante "muchas" horas diarias

"Jamás en mis cinco años de parlamentario he tenido tres meses de vacaciones. La actividad, iniciativas, temas que he tramitado, y que por número, volumen e importancia estoy dispuesto a comparar con cualquier parlamentario son consecuencia de infinidad de reuniones, relación, de presencia en pueblos y contactos con movimientos sociales, asociaciones y personas", sentenció

El parlamentario nacionalista admitió su "responsabilidad" por las consecuencias de su ausencia en la Cámara durante su viaje pero añadió que "quien quiera acusarme de falta de trabajo, compromiso o actividad parlamentaria miente". "Miente y para ello falsea u oculta una realidad fácilmente comprobable. Basta mirar el Registro del parlamento o leer el Boletín de Sesiones", reiteró. Y sobre que su sueldo de 50.000 euros como parlamentario, expuso que ni él, ni otros cargos públicos de Aralar o Nafarroa Bai acumulan "sueldos que repercutan en llevarnos más dinero a casa". "Estaría bien que, con la misma intensidad demostrada contra mí, los medios de comunicación dedicasen tiempo y espacio a hacer público el gran número de parlamentarios de UPN que acumulan cargos y sueldos de alcalde y que escasamente se les ve por el Parlamento", dijo.

A pesar de admitir con "sorpresa" lo ocurrido y que su ausencia haya sido motivo de crítica, Jiménez consideró "de difícil comprensión entender que las vacaciones de un parlamentario sean el principal asunto de Navarra durante diez días". "Sin ninguna duda veo una clara campaña contra mi persona", dijo, una "campaña cocida a mis espaldas y quizás conocida de antemano por algunas de las personas que farisaicamente se despidieron de mí en el pleno del 17 de abril".