UPN ve con "prudencia" el techo de gasto y PSN está dispuesto a negociar con el Gobierno los Presupuestos

Publicado 13/09/2018 10:56:15CET

Laura Pérez responde a Adolfo Araiz que "es hora de ponerse a trabajar y no de caer en la crítica fácil"

PAMPLONA, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

UPN y PSN han valorado el aumento del techo de gasto fijado por el Gobierno de Navarra para 2019, si bien han remarcado que lo "importante" es a qué se destina ese dinero en los Presupuestos. Además, los socialistas se han mostrado dispuestos a negociar con el Ejecutivo foral las cuentas para 2019, mientras que el PPN ha calificado de "irresponsable" aumentar el gasto.

En concreto, en declaraciones a los periodistas antes del inicio del pleno, el presidente de UPN, Javier Esparza, ha afirmado que ve con "prudencia" el techo de gasto, si bien ha valorado que "es bueno que haya más capacidad de gasto". "Pero vamos a analizarlo con prudencia, que es lo que corresponde en estos momentos", ha remarcado.

En este sentido, ha advertido de que si el Presupuesto que presente el Gobierno "vuelve a ser" un proyecto que "lo que prioriza son las políticas identitarias, que no trae inversiones productivas a esta comunidad y no mejora la calidad de vida de los ciudadanos, desde luego UPN votará en contra, como hemos votado los tres presupuestos anteriores".

Por su parte, el portavoz de Geroa bai, Koldo Martínez, se ha mostrado convencido de que "aunque no va a ser fácil, las cuatro fuerzas del acuerdo programático, vamos a hacer un esfuerzo importante para que este año también haya Presupuestos".

De ser así, ha destacado Martínez, "tendremos una legislatura de cuatro años con cuatro presupuestos aprobados, a diferencia de lo que ocurrió la legislatura anterior en la que UPN fue realmente incapaz de sacar adelante un número mínimo de presupuestos".

Preguntado sobre si hay más dificultades a la hora de negociar en el cuatripartito a raíz de las desavenencias en el seno del grupo parlamentario de Podemos-Ahal Dugu-Orain Bai, el representante de Geroa Bai ha reconocido que "lo que antes era negociar entre cuatro fuerzas en este momento lo tenemos que negociar y aprobar entre cinco grupos distintos", después de que el grupo de la formación morada se haya "dividido en dos facciones".

"Es más complicado teóricamente pero lo cierto es que las personas que integraban Orain Bain antes también estaban en el grupo de Podemos y me imagino que lo que discutían dentro de Podemos y a la mesa de los cuatro grupos llegaba acordado o no acordado, ahora llegará a la mesa donde nos sentemos otros", ha señalado.

PÉREZ RESPONDE A ARAIZ

Por otro lado, la parlamentaria de Podemos-Orain Bai Laura Pérez se ha referido, a preguntas de los periodistas, a las palabras que le dirigió ayer el portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, quien sugirió que otros grupos trabajaban con "menos ruido" y obtienen mejores resultados, y aludió a las posibles dificultades de negociar con un Podemos dividido, por lo que las conversaciones ya no eran entre cuatro partes sino entre cinco.

Laura Pérez ha considerado que "lo que ha sucedido durante toda la legislatura es que ha habido una negociación a cuatro porque la dirección de Podemos está ausente desde que hubo un cambio de dirección y creo que procede más hablar de contenidos políticos y de propuestas que de personalismos". "Es hora de ponerse a trabajar y no de caer en la crítica fácil. No me doy por aludida en absoluto", ha dicho, sobre las palabras de Araiz.

Además, ha considerado que "no se está dando una negociación a cinco, al menos en las comisiones a las que estamos asistiendo, por lo tanto, no puedo afirmar tal cosa". "Nosotros vamos a seguir manteniendo una posición exigente en el cumplimiento del acuerdo programático, que fue nuestro compromiso desde 2015 y ahí nos mantenemos", ha asegurado.

Así, ha achacado las palabras de Araiz a "la cercanía de la campaña electoral, que puede llevar a este tipo de situaciones".

Por su parte, la parlamentaria de Podemos-Orain Bai Tere Sáez, que pertenece al grupo que es afín a la dirección del partido, ha considerado que "es una evidencia" que ahora la negociación es entre cinco pero ha planteado que es irrelevante. "Qué más da una negociación a cuatro o a cinco, de donde comen dos comen tres", ha dicho, para afirmar que esto no supone, desde su punto de vista, una complicación mayor.

PSN, "DISPUESTO" A NEGOCIAR

Por otro lado, la secretaria general del PSN, María Chivite, ha declarado que le parece "bien" que se haya elevado el techo de gasto, pero que "ahora tenemos que ver a qué se dedica ese dinero". "La cantidad es importante, pero a qué dedicamos ese aumento de gasto es hasta más importante", ha subrayado.

Además, ha asegurado que su partido "siempre ha estado abierto a negociar con el Gobierno los Presupuestos, de hecho, el año pasado avanzamos la negociación" y que fue el cuatripartito "el que dijo que con el PSN no".

Frente a ello, ha defendido que "los Presupuestos se negocian con el Gobierno" y que es con el Ejecutivo con el que los socialistas están dispuestos a "hablar, acordar y negociar". "Nosotros no somos parte del cuatripartito, esta proposición de ley es del Gobierno y es con el Gobierno con el que estamos dispuestos a hablar", ha zanjado.

Finalmente, la presidenta del PPN, Ana Beltrán, ha considerado "una irresponsabilidad" el incremento del techo de gasto, ya que "todavía estamos en momentos de contención del gasto". En su opinión, se trata de "una medida populista y electoralista de este Gobierno" y ha afirmado que también es "irresponsable" porque "está basada en una hipotética mayor recaudación, que desde luego no es constatable".

"Tal y como están demostrando los últimos signos de la economía nacional, desde luego no se prevé que vaya a evolucionar a mejor, sino todo lo contrario, estamos ya presentando síntomas de ralentización de nuestra economía", ha expuesto Beltrán, para incidir en que "estamos todavía en momentos de contener el gasto y de ser prudentes".

Así, ha insistido en la idea de que no está de acuerdo con el aumento del techo de gasto al ser "únicamente una medida populista para ganar las elecciones" y luego "dejar el marrón para el siguiente Gobierno", que espera que no sean ellos.

Contador