La UPTA reclama medidas compensatorias a la subida del IVA para los autónomos

Actualizado 19/09/2012 18:11:30 CET

PAMPLONA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Navarra ha reclamado ante la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento foral que se articulen medidas compensatorias a la subida del IVA para el colectivo de autónomos, ya que el incremento tributario significa "un durísimo golpe a la liquidez de muchos sectores de trabajadores autónomos, cuya viabilidad de futuro queda seriamente comprometida", ha señalado la presidenta de UPTA-UGT, Ainhoa Unzu.

La responsable de la UPTA, que ha comparecido acompañada del secretario general de la UGT de Navarra, Juan Goyen, a petición del grupo parlamentario socialista, ha realizado una radiografía del sector en Navarra, y ha subrayado que, como consecuencia de la crisis económica, desde el año 2007 el colectivo de autónomos ha disminuido en 5.300 personas.

En este momento, la cifra de cotizantes en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) se eleva a 45.500 afiliados, de los cuales, unos 28.500 son autónomos individuales, siendo los 17.000 restantes socios de empresas mercantiles, cooperativas y otras entidades de diversa índole.

Ainhoa Unzu ha querido dejar clara esa diferenciación entre autónomos individuales y socios de empresas, "ya que la generalización del trabajo autónomo no beneficia al trabajador propiamente dicho, puesto que a la hora de ejecutar políticas de todo tipo para el desarrollo de cada actividad, se les está comparando con las sociedades y con empresarios, y no es así".

La responsable de la UPTA se ha referido a la reciente subida del IVA como "un durísimo golpe a la liquidez de muchos sectores de trabajadores autónomos, que ya venía padeciendo la falta de crédito, la alta morosidad interempresarial y la obligación de adelantar las liquidaciones del IVA".

Ha considerado "absolutamente desproporcionada la subida en más de un 150% el tipo de aplicación del IVA a determinadas actividades con fuerte presencia de autónomos, como peluquerías, estética, floristerías o actividades artísticas y buena parte de la industria cultural y hostelería complementaria, actividades cuya viabilidad de futuro queda seriamente comprometida".

En su opinión, "la mayoría de los trabajadores autónomos tendrán que asumir con cargo a sus rentas las subidas de precios que implican los nuevos tipos de IVA, lo que puede provocar un aumento del cierre de negocios y empresas, y una mayor destrucción de empleo".

ENTRE SUS RECLAMACIONES

Entre las alternativas presentadas por la organización de autónomos al Parlamento está la intensificación de la lucha contra el fraude fiscal y contra la competencia desleal, así como la incentivación de políticas activas eficaces, que ayuden a reforzar el tejido económico y empresarial, dentro del marco competencial que corresponde a la Comunidad Foral.

Igualmente, ha reclamado medidas compensatorias a la subida del IVA; el mantenimiento del sistema objetivo de módulos, adaptándolo a la realidad de cada momento; medidas de apoyo al autoempleo, y un sistema financiero público para cubrir las necesidades de los autónomos y las pequeñas empresas.

Finalmente, Ainhoa Unzu ha solicitado al Parlamento que inste al Gobierno de España a que elabore la Ley de Emprendedores, que a su juicio debería contener medidas fiscales específicas, como el retraso del pago del IVA hasta el momento del cobro total de la factura o el establecimiento de mecanismos jurídicos que protejan a las empresas contra el impago y la morosidad.

Por su parte, Juan Goyen ha señalado que las políticas conjuntas de la Unión Europea y del Gobierno español "están estrangulando la economía de nuestro país, cercenando las posibilidades de salida de la crisis y situando a las familias en una situación insostenible", afirmando que, en esta coyuntura, "la subida del IVA añade un pesado lastre sobre el consumo o, lo que es lo mismo, sobre las espaldas de los ciudadanos, justo lo contrario de lo que la lógica económica dice que hay que hacer y que el PP, cuando estaba en la oposición, consideraba propio de malos gobernantes".

Goyen ha alertado de que "la combinación de recesión, recortes sociales, altos precios, salarios a la baja y subida masiva del IVA es un cóctel altamente peligroso, que va a prolongar la crisis económica y el sufrimiento de los ciudadanos, especialmente de los colectivos más débiles".

Por ello, ha propuesto "un cambio de rumbo en la política económica, cuyo objetivo inmediato sea el crecimiento económico, un crecimiento equilibrado y sostenible, basado en el empleo de calidad, estable y con derechos". "Este objetivo inaplazable requiere -ha subrayado- restablecer el equilibrio presupuestario a largo plazo, con una reducción progresiva del déficit público en plazos compatibles con la reactivación económica y la equidad social, a través de un sistema fiscal justo y progresivo, y acompañarlo de una política industrial dinámica y competitiva".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies