Una vidriera con el escudo oficial de Navarra, en el tímpano de la fachada del Palacio

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Una vidriera con el escudo oficial de Navarra, en el tímpano de la fachada del Palacio

Ana Ollo y Álvaro Baraibar en la rueda de prensa
EUROPA PRESS
Actualizado 18/11/2016 13:11:33 CET

Ocupará el lugar de la Cruz Laureada de San Fernando y se instalará a finales del próximo mes de enero

PAMPLONA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una vidriera con el escudo oficial de Navarra ocupará el tímpano de la fachada principal del Palacio de Navarra, tras ser retirada la Cruz Laureada de San Fernando. Está previsto que la vidriera, que está realizando un especialista en trabajo con vidrio de Olite, esté instalada a finales del próximo mes de enero.

Representará el escudo oficial de Navarra, formado por cadenas de oro sobre fondo rojo, con una esmeralda en el centro de unión de sus ocho brazos de eslabones y, sobre ellas, la Corona Real, símbolo del Antiguo Reino de Navarra, un escudo que "representa a todos los navarros".

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Ejecutivo foral, Ana Ollo, y el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Álvaro Baraibar, han ofrecido este viernes una rueda de prensa para detallar el proceso completo de la retirada de la Cruz Laureada de San Fernando de la fachada del Ejecutivo, así como la solución adoptada sobre el espacio que ocupaba el conjunto escultórico.

Ollo ha remarcado que el Gobierno foral "desde el primer momento asumió el compromiso y la postura de avanzar en una cultura de paz y convivencia a través, entre otras líneas, de una recuperación de la memoria democrática basada en la verdad, la justicia y la reparación debida a todas las víctimas".

Según ha expuesto la consejera, la retirada de la Cruz Laureada de San Fernando se basa "en dos objetivos, el deber ético de retirar del espacio público todos aquellos elementos que puedan suponer una ofensa a las víctimas de la violencia desatada tras el golpe militar del 36, y también un deber legal, para cumplir tanto con la ley foral de Símbolos, como la ley foral de Memoria Histórica".

Ha destacado, además, que en esta actuación "la protección del patrimonio y el cumplimiento de la ley" han sido "perfectamente compatibles". Por ello, ha considerado que la retirada de la Cruz Laureada "era más una voluntad política que realmente una cuestión de imposibilidad legal".

La Cruz Laureada de San Fernando fue concedida a Navarra en 1937 por el dictador Francisco Franco y fue colocada en su escudo como homenaje y reconocimiento a los voluntarios navarros que le apoyaron en el golpe militar de 1936 y a lo largo de la Guerra Civil.

Por este motivo, ha subrayado Ana Ollo, la Laureada era "un símbolo que legitima la violencia como herramienta en la defensa de unas ideas políticas y distingue el sacrificio de vidas humanas en la guerra". "La Laureada representa unas ideas que la inmensa mayoría de los navarros de hoy no compartimos y que no corresponde a una sociedad ética y democrática", ha aseverado.

CRONOLOGÍA DEL PROCESO

En la comparecencia, la consejera y el director general de Paz y Convivencia han explicado la cronología del proceso, iniciado con el acuerdo del Gobierno del pasado 29 de junio para la retirada del grupo escultórico con la Cruz Laureada de San Fernando de la fachada principal del Palacio de Navarra.

En agosto, se encargó la ejecución de los trabajos a la empresa 'Construcciones Zubillaga'. El encargo se realiza teniendo en cuenta dos posibles escenarios: que pudiera ser retirada sin daños, o que no hubiera suficientes garantías para ello.

En este caso, la opción contemplada era tapar la Cruz Laureada con elementos propios de la heráldica. El proceso se inició el 26 de septiembre, y tras la comprobación de que la retirada de la escultura era posible sin causar daños, se procedió a desmontarla en sus seis bloques originales, tras lo que se constató que el óculo original en el que se colocó la Cruz Laureada estaba destrozado y que su interior había sido rellenado con cemento y macizado.

Esto ha supuesto una ampliación de las tareas necesarias para su reconstrucción y un retraso en los tiempos de ejecución. En concreto, ha detallado Baraibar, el presupuesto inicial para esta actuación ascendía a 35.000 euros, y finalmente será de 42.465 euros.

Las labores de retirada de la escultura y recuperación del óculo ya están terminadas, y en estos días se retirará el andamio, dando por finalizada esta primera fase de los trabajos. Queda pendiente el cierre del óculo con la vidriera encargada, cuya instalación está prevista para el próximo mes de enero.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies