El PSOE, ERC e IU rinden homenaje en el Congreso al último secretario general del POUM

Actualizado 29/03/2007 22:01:12 CET

Llamazares elogia a Andreu Nin, quien nunca "quiso transigir jamás al estalinismo", según el dirigente del POUM

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSOE, Esquerra Republicana e Izquierda Unida rindieron esta tarde homenaje en el Congreso al último secretario general del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), Wilebaldo Solano, quien también participó en el acto y reclamó una "reacción brutal", pero "serena", contra los "medios de la derecha" que pretenden hacer "retroceder" a España a una historia "vil, asquerosa y repugnante".

La secretaria general adjunta del Grupo Socialista en el Congreso y diputada del PSC, Teresa Cunillera, recordó que los socialistas catalanes tienen "raíces muy claramente entroncadas" con el POUM, rememoró sus inicios políticos con uno de sus dirigentes, Josep Pané, y agradeció su labor a Solano y al resto de miembros de partido presentes en el acto. "Ni sois nuestro pasado ni sois nuestra historia, sois nuestro presente", sentenció.

PRESERVAR LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA.

Tras destacar la trascendencia política del homenaje a Solano, Cunillera lamentó que la izquierda no siempre haya "tenido claro" que es "más fuerte" si actúa unida y que haya sido capaz de "autodestruirse de la manera más inmisericorde" con divisiones internas.

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, destacó que en la militancia de su formación siguen vivos el "espíritu y la lucha" de los militantes del POUM y elogió la trayectoria de sus líderes, Joaquín Maurín y Andreu Nin.

También Llamazares puso en valor la unidad de la izquierda "sin iluminaciones ni traidores" que propugnó esta formación sin renunciar a la pluralidad o el debate interno. A su juicio, es necesario recuperar esa filosofía para hacer posible la "refundación de la izquierda española en clave republicana" y volver a recordar al POUM en plena "ofensiva de la derecha".

Desde ERC, la diputada Laia Cañigueral, se congratuló de que 30 años después de la muerte de Franco el Congreso de los Diputados albergue un "acto de Justicia" como el homenaje a Solano, al que trasmitió el "reconocimiento" de su partido. Cañigueral repasó parte de la historia "falseada, ocultada y enterrada" del POUM y se declaró admiradora del "testamento de un revolucionario del siglo XX", como Solano.

RECUERDO DE MAURÍN Y NIN.

El último en tomar la palabra fue el homenajeado quien, en lugar de hablar de sí mismo, hizo una emocionada narración de las andanzas de Nin, al que definió "como "una de las figuras más grandes de la Historia de la humanidad", y de Maurín, reclamando que el Parlamento le reconozca como "una de las grandes figuras de las resistencia revolucionaria al franquismo".

Solano subrayó que el POUM "no quiso transigir jamás al estalinismo" y animó a todos los presentes a "seguir luchando por el socialismo". "¿Cómo después de 150 años de socialismo vamos a claudicar?, ¿cómo después de las luchas enormes en España vamos a retroceder?, ¿cómo podemos dejar que renazca en España una historia vil, asquerosa, repugnante en los medios de la derecha?", se preguntó.

Y él mismo se dio respuesta reclamando a la izquierda una "reacción brutal, seria, serena y clara por la libertad y por el socialismo" y un esfuerzo para "olvidar las cosas que en el pasado separaron" y para "levantar las banderas del presente y del futuro".

Tras afirmar que la lucha del POUM, el exilio y la cárcel no fueron en balde mencionó las "debilidades" del capitalismo y advirtió de que "al corazón y la conciencia de miles de hombre no se les engaña así como así". "Viva el socialismo, viva la unidad socialista, viva la unidad de todos los trabajadores", proclamó como colofón, arrancando otro "viva" del auditorio que puso fin al acto aplaudiendo puesto en pie.