El Ayuntamiento niega espiar las basuras y alega que está recogiendo datos para mejorar su política de reciclaje

Publicado 13/09/2007 19:09:58CET

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid negó hoy estar llevando a cabo una campaña de espionaje de las basuras de los madrileños y alegó que lo que está haciendo es recoger datos sobre cómo se recicla en la capital para poder mejorar sus políticas medioambientales de reciclaje y de sensibilización e información de la sociedad.

La polémica surgió a raíz del envío de una carta del área de Medio Ambiente, firmada por la delegada Ana Botella, en la que se daban una serie de consejos sobre cómo realizar una separación adecuada de los residuos para su reciclaje y que adjuntaba fotos de los contenedores en cuestión.

Además, el diario '20 minutos' publicó ayer un artículo diciendo que Botella había ordenado a "empleados del servicio de recogida de basuras" el "espionaje" de las bolsas de basura, de las que se adjuntaban fotos tras el "registro", además de advertir que "próximamente, se volverá a verificar el contenido".

Sin embargo, el Ayuntamiento negó hoy en declaraciones a Europa Press ambos extremos. "En primer lugar, la delegada nunca dijo que fueran responsables de recogida de basuras los que realizan esta función, ya que es totalmente consciente de que son otras personas las que llevan a cabo esta tarea", explicó un portavoz del Ayuntamiento.

Los encargados de este 'estudio de campo' son 14 trabajadores municipales distintos de los que recogen la basura que, por las noches, revisan los contenedores amarillos domiciliarios cuando están en la vía pública. "Abren la tapa y miran dentro para saber si se están echando residuos al contenedor amarillo que no son ni plásticos, ni bricks ni latas", argumentó la directora general de Inspección ambiental Urbana, Fátima Núñez a Europa Press.

Esta labor comenzó en noviembre de 2005, tras la adhesión del Ayuntamiento de Madrid al convenio firmado entre Ecoembes y la Comunidad de Madrid. Entre otras cosas, el convenio supone que Ecoembes invertirá 500.000 euros en esta recogida y análisis de datos que, de momento, ya ha tenido lugar en los distritos del centro de la capital y en Moratalaz y Ciudad Lineal. "Ahora se seguirá con los distritos periféricos y en tres meses se comenzará la fase de análisis de datos", puntualizó Núñez.

Por otra parte, el motivo por el que se realiza esta campaña es "para conseguir información sobre los hábitos de reciclaje en Madrid y así saber qué políticas son más necesarias y, además, informar y sensibilizar a los ciudadanos sobre cómo se debe reciclar correctamente".

CARTAS INFORMATIVAS

Éste es el motivo por el que el Consistorio capitalino ha enviado ya unas 5.000 cartas, dirigidas a los presidentes de las comunidades de vecinos en las que se han detectado irregularidades en la separación de residuos, explicando los pormenores del reciclaje, es decir, qué va en cuál contenedor.

"También se manda una foto con la carta porque estamos en la era de la información digital y ésa es otra herramienta informativa que, además, lleva la fecha", añadió Núñez. Además, también se envía otro tipo de información, como carteles o panfletos sobre los puntos limpios, "e incluso se habla con los porteros", puntualizó la directora general.

"En política medioambiental es fundamental la colaboración de todos, sobre todo en temas de residuos", argumentó Núñez, añadiendo que, "en función de los datos obtenidos, se verá qué es conveniente hacer más adelante de cara a informar".

UGT NIEGA QUE LO HAGAN LOS BASUREROS

Por su parte, la Federación de Servicios Públicos de Madrid (FSP) de UGT ya había negado que los trabajadores del Servicio de Recogida de Basuras de Madrid espíen a los vecinos revisando sus contenedores para ver si se cumple o no la normativa de reciclaje.

Así, UGT-FSP manifestó "el más profundo rechazo a la información que trasmitió la responsable municipal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, que confundió las funciones de los trabajadores del Servicio de Recogida de Basuras con las de espionaje".

"Ningún trabajador perteneciente a la contrata de recogida de basura de Madrid capital se dedica a revisar los residuos depositados por los vecinos", explicó el sindicato, recordando además que dichos trabajadores pertenecen "a una empresa privada y no a la plantilla del Ayuntamiento de Madrid".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies