Cambio de Gobierno, ya.

MADRID, 10 Mar. (OTR/PRESS) -

   A Rajoy le gusta marear la perdiz, dilatar los tiempos, marcar su ritmo y su calendario. No se sabe si es un signo de inteligencia, de indecisión o de inseguridad. Ahora, con las elecciones europeas a la vista, tras el pacto con Merkel para votar a su candidato para Europa a cambio de no sabemos con seguridad qué, está obligado a mover ficha. No porque vaya a colocar a Arias Cañete en la lista europea o porque Guindos también tenga su futuro a corto plazo en Europa. Necesita hacer cambios en el Gobierno para sobrevivir, para tener alguna oportunidad en las próximas elecciones generales que ya están a menos de dos años.

   Las elecciones europeas no van a ser objetivamente buenas para el PSOE ni para el PP, aunque uno de los dos las ganará, claro. Pero se van a dejar muchos pelos en la gatera. Si las gana el PSOE, Rubalcaba tendrá todavía una última oportunidad, siempre que sus compañeros no saquen los cuchillos de monte, que no hay que descartarlo nunca, tal como están las filas socialistas. Si las pierde, ya puede ir pidiendo el relevo. Si el PP las pierde, Rajoy también estaría condenado por mucho que mejoren las cosas de aquí a 2015 y empezarán a postularse futuros aspirantes a la sucesión, lo que acabará por deteriorar al partido. Por eso, si quiere dar la batalla y empezar la remontada, tiene que dar señales a los ciudadanos. Antes de las europeas. La primera es un cambio de Gobierno y la segunda un cambio de talante.

   Este Gobierno tiene no menos de media docena de ministros que están quemados, ofrecen banderas fáciles a la oposición o, simplemente, son un lastre insuperable. Los saben los ciudadanos, los saben los ministros y lo sabe Rajoy. ¿Se atreverá a hacer los cambios o apostará por la estrategia franquista de no cambiar a los ministros más quemados  ni a los más criticados? Resistir con este equipo es perder seguro.

   Pero eso no basta. Tiene que cambiar el talante y buscar el diálogo.  Tiene pendientes algunas reformas de fondo, como la fiscal o la energética, y otras en marcha que lastran su futuro. Tiene encima de la mesa el problema catalán... y el vasco en puertas. Y otros muy profundos como la creación de empleo real, la inmigración, la educación, la reforma de la justicia que no se pueden imponer sólo con mayoría absoluta. El riesgo mayor es que si mantiene la soberbia con la que ha gobernado estos dos primeros años, es más que posible que una victoria socialista -con otros apoyos que pondrán precio a sus votos- lo primero que producirá es una marcha atrás en casi todas las reformas emprendidas. Por eso, necesita lo que ha rechazado hasta ahora: pactos de Estado, diálogo real con la sociedad civil, reformas consensuadas, devolver la confianza al votante de centro, ilusionar al país... Y eso pasa, en primer lugar, por un cambio de Gobierno urgente y amplio. Afrontar los problemas y no dilatar más la respuesta.


Comentarios de los lectores
Comentar esta noticia
 

       

  

 

www.europapress.es es el portal de actualidad y noticias de la Agencia Europa Press. Publicación digital auditada por OJD.
© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.