((Sustituye y actualiza la anterior a todos los efectos por comparecencia de Zapatero en el Congreso))

Actualizado 23/10/2007 0:21:27 CET

Miles de personas sufren en Barcelona los cortes de Cercanías por las obras del AVE - La ministra de Fomento subraya que la única prisa es "darle el mejor servicio al ciudadano" - Zapatero comparecerá ante el Congreso tras la petición de CIU, ERC, IU-ICV y PP, éste último además pidió la dimisión de Álvarez

BARCELONA/PALMA DE MALLORCA/MALAGA/MADRID, 22 Oct. (OTR/PRESS) -

El objetivo del Gobierno de llevar el AVE a Barcelona antes de que acabe el año está complicando aún más los transportes públicos en la Ciudad Condal. Las consecuencias del deslizamiento de tierra en un túnel de los Ferrocarriles de la Generalitat a causa de las obras de la línea de alta velocidad comenzaron a sentirse hoy en la red de transportes afectando a 160.000 usuarios que han iniciado su "semana negra". Aunque desde el Ministerio de Fomento se insiste en que el plan alternativo de autobuses funciona con normalidad lo cierto es que los retrasos y las retenciones repiten el caos de los últimos meses en las Cercanías catalanas. Y este es solo el primer día de una situación que podría alargarse durante otros diez. Además, las carreteras sufren kilómetros de retenciones porque los ciudadanos han decidido pasarse al transporte privado. Ante esto, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, confirmó que comparecerá en el Congreso para dar explicaciones, tras la petición de las formaciones catalanas, así como del PP, quien también exigió la dimisión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

La puesta en marcha del segundo corredor ferroviario español de Alta Velocidad, el que conecta Madrid con Barcelona, tendrá un colofón tan accidentado como todo su desarrollo. Los problemas que se dieron para la inauguración del primer tramo de línea (el que une la capital con Lérida) aplazada casi un año por numerosos socavones y fallos de seguridad, parece que se repiten ahora con la misma intensidad.

El pasado fin de semana un nuevo corrimiento de tierras en las obras en L'Hospitalet del Llobregat (el cuarto en el mismo tramo en una semana) volvió a repercutir sobre el servicio de Cercanías, cuyas vías discurren en paralelo a los trabajos.

Los cortes de líneas y los retrasos generalizados empiezan a ser una rutina para los sufridos usuarios de transporte público catalanes que observan con resignación como cada semana nuevos problemas complican su transporte por la ciudad. Hoy decenas de miles de viajeros del área metropolitana de Barcelona tuvieron que variar el lunes sus trayectos habituales por las líneas de Cercanías ante la interrupción del servicio en dos de ellas

Desde el Ayuntamiento de la Ciudad Condal se ha decidido reforzar con un servicio alternativo de 200 autobuses las líneas de ferrocarril con el objetivo de minimizar los efectos del corte de líneas, pero lo cierto es que el tráfico se ha visto aumentado en más de un 10%, según datos de Trafico, una situación que todavía podría empeorar en los próximos días. En este sentido, el secretario general de Transporte Terrestre de la Generalitat, Manel Villalante, pidió que se hagan bien las cosas porque Cataluña "no se puede permitir que la ciudadanía desconfíe de la obra pública", y remarcó que las administraciones deben trabajar "para que las personas entiendan y confíen" en las actuaciones de los organismos públicos.

Las previsiones más optimistas estiman que los cortes durarán una semana, al menos en el tramo El Prat-Sants, aunque podrían alargarse "un mes largo o dos" en el resto de líneas de Cercanías, según el conseller de Política Territorial, Joaquim Nadal. Estos plazos modificarían igualmente la fecha teórica en la que se inauguraría la línea de alta velocidad, el próximo 21 de diciembre.

Mientras, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha asegurado desde Málaga sobre estas incidencias que "la única prisa que puede haber es darle el mejor servicio al ciudadano cuanto antes", a la vez que ha pedido serenidad. Además, ha indicado que "no se puede parar la obra porque siempre el AVE va a pasar por el mismo sitio, ya está decidido que entre compartiendo el corredor (de Cercanías)".

"La gente que exige rapidez deberían tener más serenidad porque es una obra muy compleja, en donde trabaja mucha gente, muchos responsables y en la que se pueden producir incidentes así. No se ha tratado de engañar a nadie, se ha dicho que compartir corredor suponía el riesgo de tener estas incidencias", apuntó.

ZAPATERO ANTE EL CONGRESO

Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comparecerá ante el Pleno del Congreso para explicar los problemas en el servicio ferroviario en Barcelona, y que previsiblemente se producirá el próximo miércoles 31 de octubre.

El Partido Popular y los grupos parlamentarios de CiU, IU-ICV y ERC habían solicitado la presencia del jefe del Ejecutivo ante el Pleno para que explicara este asunto en sesión monográfica. Estas tres formaciones también han demandado el cese de la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez.

En este sentido, desde Palma de Mallorca el presidente del Partido Popular asegura que la imagen que están dando las administraciones competentes es "lamentable". Por ello Mariano Rajoy ha solicitado al presidente del Gobierno a que ofrezca las explicaciones oportunas en el Congreso y que nombre a otro responsable al frente de la cartera de Fomento. "Es una vergüenza y una falta de respeto a los ciudadanos que se den estas situaciones y que nadie se haga responsable. La primera prioridad y la primera obligación de un gobierno es que los servicios públicos funcionen y el fracaso al que estamos asistiendo ahí es estrepitoso", asegura Rajoy.

El presidente del PP recordó que el Congreso de los Diputados "ha reprobado en dos ocasiones" a Magdalena Álvarez "con el voto mayoritario de la Cámara" y, sin embargo, Zapatero "no hizo caso y sigue manteniendo a la ministra de Fomento en el cargo". De esta forma, destacó que en una democracia las responsabilidades políticas "se asumen", de modo que dijo que cuando alguien actúa con "tanta ineficacia y hace tanto daño a la gente", tiene la obligación de "dejar paso a otro" y, en caso de que no dimita, el presidente del Gobierno "tiene que cesarla".

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies