Zapatero asegurá que a pesar de las ausencias la cumbres "siguen con fuerza"

Actualizado 05/11/2006 21:07:01 CET

- Matiza que el papel del Rey en el conflicto de las papeleras entre Uruguay y Argentina será de "impulsor del diálogo"

MONTEVIDEO, 5 Nov. (OTR/PRESS) -

El récord de ausencias que ha marcado la XVI Cumbre Iberoamericana celebrada este fin de semana en Montevideo (Uruguay), a la que no acudieron ocho mandatarios, no ha podido minar en entusiasmo y la confianza que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene en estos encuentros multilaterales. Aseguró que estas cumbres iberoamericanas "siguen con fuerza" tras 16 ediciones, ya que "el interés del conjunto de los países de la Comunidad Iberoamericana es mayor en avanzar cada día en más responsabilidad compartida, en más programas conjuntos y en más acciones coordinadas". El jefe del Ejecutivo español también se refirió al papel que tendrá el Rey Juan Carlos en el conflicto de las papeleras entre Uruguay y Argentina, y señaló que será de "impulsor del diálogo" entre los dos países sudamericanos.

Zapatero justificó las numerosas ausencias ya que existen "diversas circunstancias en distintos países latinoamericanos después de este largo de períodos electorales que han motivado la ausencia de buena parte de los presidentes y jefes de Estado". En todo caso, destacó que este tipo de reuniones anuales son "fundamentales" para España por su "alto contenido político" y el "gran valor" que tienen al juntar a los países iberoamericanos.

En cuanto al contenido de los acuerdos alcanzados, Zapatero se centró en el punto de las migraciones. "Sólo un flujo ordenado y controlado de inmigrantes es fuente de desarrollo y prosperidad para los países en vías de desarrollo", sentenció. Y por contra, destacó que la inmigración clandestina "condena al que emigra a vivir al margen de los derechos más elementales", incluido una retribución "justa" por el trabajo realizado, y fomenta fenómenos tan negativos como las mafias y la economía sumergida.

Zapatero también quiso referirse a otro de los asuntos que han centrado la atención de la cumbre, el conflicto de las papeleras entre Argentina y Uruguay y el papel que va a tener en el mismo el Rey Juan Carlos, tras aceptar el ofrecimiento del presidente argentino, Néstor Kirchner, que le pidió que realizara una labor de mediador en la disputa.

EL PRESTIGIO DEL REY

"El papel del Rey es de impulsor del diálogo. Lo digo porque facilitador y mediador son conceptos en el ámbito derecho internacional un poco más ajustado. Es un impulsor querido y respetado por ambas partes, lo cual es un buen principio para poder llegar a un acuerdo sobre esta cuestión", puntualizó Zapatero, que en todo caso quiso dejar claro que el Rey contará con todo el apoyo del Gobierno español a la hora de realizar esta labor.

Subrayó que el "prestigio" del Rey es lo que "precisamente" motiva a que sea una persona que pueda contribuir al acuerdo y se mostró confiado en que esta tarea nueva para el monarca concluya "con éxito". Además Zapatero señaló que sería "enormemente positivo" para Argentina y Uruguay que encontrasen "en un tiempo razonable" una solución para poner fin a este conflicto.

OTR Press

Antonio Casado

El rescate de Cataluña

por Antonio Casado

Esther Esteban

Matar periodistas

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Tormenta perfecta

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies