Atutxa, tras ser condenado por el Supremo: "Hoy haría lo mismo que en 2003"

Actualizado 22/01/2008 16:16:17 CET

- Ibarretxe denuncia la "persecución judicial" que sufren las instituciones vascas que rompe el pacto de la Transición - El PNV ve la resolución del Alto Tribunal como el primer paso para condenar al lehendakari por reunirse con Batasuna

BILBAO/VITORIA, 22 Ene. (OTR/PRESS) -

"Si hoy fuese mayo de 2003 haría lo mismo". El ex presidente del Parlamento vasco Juan María Atutxa no da marcha atrás y después de ser condenado ayer por el Tribunal Supremo, junto los ex miembros de la Mesa la Cámara autonómica, Kontxi Bilbao y Gorka Knörr, por un delito de desobediencia al negarse a disolver el grupo de Sozialista Abertzaleak (SA) en el Parlamento vasco tras la ilegalización de Batasuna en marzo de 2003, asegura que haría exactamente lo mismo que entonces y denuncia que esta incomprensible decisión del Alto Tribunal transforma la Justicia en "una verdadera comedia". Contra la sentencia también cargó el lehendakari, Juan José Ibarretxe, que denunció la "persecución judicial" que sufren las máximas instituciones y representantes vascos y que "rompe el pacto de convivencia de la transición". Igual de crítico con la sentencia del Supremo se mostró el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, que fue más allá al afirmar que la resolución del TS "da carta blanca y legitimación jurídica" para condenar al lehendakari por reunirse con la ilegalizada Batasuna.

Ayer el Supremo decidió contra pronóstico no aplicar la doctrina Botín, que establece que no se puede sostener un proceso judicial si solo existe acusación popular como ocurre en este caso, donde la ejerce el colectivo de funcionarios Manos Limpias, y condenar a Atutxa, Knorr y Bilbao por un delito de desobediencia. Los dos últimos fueron condenados a una multa de 12.000 euros y un año de inhabilitación, mientras que al ex presidente del Parlamento le condenó a un año y medio de inhabilitación y una multa de 18.000 euros al entender que tenía una responsabilidad mayor por su cargo.

Una decisión que Atutxa reconoce que le dejó "perplejo" ya que se trata de una resolución "imposible prácticamente de comprender". Y es que el ex presidente del Parlamento vasco señaló que ya durante la vista oral, a la que asistió como público, nadie podía "ni siquiera presumir" que existía "algún resquicio" que justificara la condena.

"No se entiende absolutamente nada, más allá de lo que pudiera ser adentrarnos ya en una senda peligrosa que es la de reconocer, una vez más, que la Justicia está transformándose en una verdadera comedia", denunció Atutxa que, tras asegurar que "si hoy fuese mayo de 2003 haría lo mismo", no dudó en afirmar que esta decisión responde y que responde a "otros intereses distintos a lo que son la aplicación de la propia Justicia".

Y esos intereses no son otros que abrir la puerta a la futura condena de Ibarretxe por reunirse con Batasuna. Así lo aseguró Urkullu, que apuntó que la decisión del Supremo "enciende todas las alarmas" ya que "parece dar carta blanca y legitimación jurídica" para que otros tribunales, como el TSJPV, que tiene abierto un proceso contra el lehendakari y los dirigentes socialistas Patxi López y Rodolfo Ares, actúen "de la misma manera".

IDELOGIZACIÓN DE LA JUSTICIA

En una comparecencia, en la que estuvo presente el propio Atutxa, arropado por los máximos dirigentes y cargos de la formación jeltzale, Urkullu denunció que el Supremo se ha convertido "en refugio y defensa de las ideas y de los grupos de ultraderecha" y lamentó que la ideologización de la Justicia "parece ya imparable", algo que no puede soportar por mucho tiempo "una democracia".

Interrogado sobre las posibles iniciativas, el tripartito vasco se manifestó cuando el TSJPV inició el proceso contra Ibarretxe, señaló que "es costumbre del PNV adoptar todas las decisiones con rigor, mirar al futuro con serenidad y con gravedad, como exige esta circunstancia". En todo caso, señaló que ya se ha puesto en contacto esta misma mañana con los máximos representantes institucionales, así como con los líderes políticos "de las dos formaciones políticas afectadas por este caso", en referencia a EA y EB, "con el fin de hacer una valoración" entre todos y "adoptar las pertinentes iniciativas a desarrollar". De momento, en Internet, un colectivo independentista, 'Abertzale.eu', ya está recogiendo firmas contra la condena del Supremo.

ROMPIENDO EL PACTO DE LA TRANSICIÓN

El propio Ibarretxe compareció ante los medios tras la reunión del consejo de Gobierno vasco para también cargar duramente contra la sentencia del Supremo y la politización de la Justicia. "El Gobierno vasco quiere decir, de forma clara y contundente, que no entendemos y, por tanto, no aceptamos, que Juan Mari Atutxa, Kontxi Bilbao y Gorka Knorr, hayan cometido delito alguno", proclamó el lehendakari que denunció que las máximas instituciones y representantes vascos están "perseguidos judicialmente".

El lehendakari señaló que Estado español, "a través de sus instituciones, está consciente y permanentemente rompiendo el pacto de convivencia alcanzado en la transición y no respeta las reglas del juego que esta sociedad acordó" devaluando el autogobierno político "hasta límites insospechados". Además, Ibarretxe aprovechó la ocasión para recordar la paradoja que supone que "la Justicia española" entienda que o es delito alguno que el presidente Zapatero dialogue con ETA y sí considere delito hablar con Batasuna.

OTR Press

Isaías Lafuente

Lógica aplastante

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Misioneros por el mundo

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

El arte de mentir

por Julia Navarro

Rafael Torres

Independencia F.C.

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies