El PSOE acusa a la jerarquía de la Iglesia española de "apartarse de la democracia"

Actualizado 02/01/2008 20:11:10 CET

- Zapatero: "En España todo el mundo tiene su sitio y derecho a tener derechos, piense como piense y profese una religión o no la profese" - El PP acusa a los socialistas de "cargar" contra los obispos con una reacción "desmesurada" y "radical"

HUELVA/MADRID, 2 Ene. (OTR/PRESS) -

Tras la manifestación del pasado domingo en Madrid 'Por la Familia Cristiana' convocada por la jerarquía de la Iglesia católica española, la Ejecutiva Federal del PSOE hizo público hoy un comunicado en el que recuerda a la Iglesia que "no hay más legitimidad que la legitimidad constitucional" y que quien se aparta de ella "se aparta de los fundamentos esenciales de la democracia". Mientras el PP consideró el comunicado un reacción "desmesurada" y "radical" por parte del PSOE, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sin hacer referencia explícita a este asunto, proclamó: "En España todo el mundo tiene su sitio y derecho a tener derechos, piense como piense y profese una religión o no la profese".

El comunicado del PSOE, titulado 'Las cosas en su sitio', responde "a las manifestaciones vertidas" por distintos responsables de la jerarquía de la Iglesia española durante la manifestación convocada el pasado domingo en la madrileña plaza de Colón. Tras expresar el respeto de los socialistas tanto al derecho de manifestación como a "los actos litúrgicos o confesionales que se celebran en nuestro país, la Dirección del PSOE recuerda que es la Constitución la que "determina que la soberanía reside en el pueblo, del que emanan todos los poderes del Estado".

"Es la Constitución la que ha proclamado que todos ellos son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de religión", la que "ha garantizado la libertad religiosa y la que ha determinado que ninguna confesión tenga carácter estatal", continúa el comunicado socialista recogido por Otr/press. Además, el PSOE añade que es la Carta Magna la que también "ha establecido que el respeto a la ley y a los derechos de los demás es el fundamento del orden político y de la paz social" y que han sido los españoles los que han decidido ampliar sus derechos y libertades y fortalecer las políticas sociales.

En este sentido, el PSOE subraya el trabajo por "la extensión de derechos y políticas sociales" de las familias realizado en estos cuatro años, recordando que se han establecido medidas para "promover la natalidad, conciliar la vida laboral y familiar, dignificar a las familias de jubilados con pensiones más bajas, apoyar a las familias con personas dependientes" o "para que las familias con menos recursos dispongan de más becas". Párrafo aparte en el comunicado merecen aquellas iniciativas menos 'simpáticas': la Ley de Igualdad, la Ley del Matrimonio Homosexual y la Ley del Divoricio.

A continuación, los socialistas recuerdan que "la fortaleza de la democracia" es precisamente "la convivencia de opciones ideológicas, morales y religiosas distintas, sin aceptar la imposición de ninguna en particular". "La fe no se legisla", proclama el PSOE, que remacha que "no hay más legitimidad que la legitimidad constitucional" y que es la sociedad la que, a través de sus representantes, ordena "los principios de libertad individual y de convivencia". "Sólo quienes deliberadamente ignoran o no respetan estos principios se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia", sentencia.

NI UN PASO ATRÁS

"Guiados por nuestras convicciones democráticas y por nuestra defensa de la libertad individual, los socialistas, no daremos ningún paso atrás: seguiremos trabajando para que los ciudadanos españoles sean más libres y con más derechos, y para que, al mismo tiempo, nuestra convivencia sea cada vez más respetuosa y tolerante", concluye el comunicado de la Dirección socialista con el que el Gobierno "está al cien por cien de acuerdo", según aseguró el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la rueda de prensa en la que hizo balance de los datos de Tráfico de 2007.

De hecho, Zapatero, durante un acto del PSOE en Almonte (Huelva) subrayó que "en España todo el mundo tiene su sitio y derecho a tener derechos, piense como piense y profese una religión o no la profese". "Es lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles, por lo que esa España va a continuar así", añadió Zapatero, que aunque evitó hacer referencia explícita a esta polémica, no pudo evitar que el presidente del PSOE, Manuel Chaves, aseverara que las familias cristianas españolas "no tienen un concepto de familia tan integrista, arcaico y ultraconservador como algunos cardenales".

Para el secretario de Libertades Públicas, Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, la respuesta del PSOE es una reacción "absolutamente desmesurada y radical". "Supongo que ante su incapacidad en el tiempo en el que estamos viviendo para hablar de los problemas que hoy están preocupando de verdad a las personas pues han decidido cargar contra quien debería en este momento sencillamente expresar el respeto a los derechos de todos", consideró el dirigente popular, que no dudó en manifestar el "máximo respeto" que tiene su partido hacia la concentración del pasado domingo.

¿QUE HARÁ EL PP?

Sin embargo, a juicio del portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, "cuando se entra en política, se corre el riesgo de que se le responda desde la política". Para el dirigente socialista es "un error que se politice la religión o que se utilice la religión para la política", porque su separación es "un avance de la civilización y de la democracia". Tras rechazar de plano que se vayan a revisar los términos del Concordato ni variar su política respecto a la Iglesia en España, Garrido defendió que el Gobierno es el que "más ha hecho por la familia en toda la historia de la democracia".

Además, Garrido aprovechó la ocasión para preguntarle al PP cuál es su posición respecto a las cuestiones criticadas por la Iglesia y qué incluirá su programa electoral a este respecto. Así, instó a los populares a decir si van "a abolir la ley del aborto vigente, cosa que no hizo cuando estaba en el Gobierno, si va a abolir la ley del divorcio, o si va a abolir la ley del matrimonio homosexual", porque, durante esta legislatura no ha hablado "absolutamente nada sobre ningún tema que tenga que ver con los ciudadanos salvo uno, el asunto de ETA".

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies