Solbes refrenda que hay capacidad presupuestaria para costear las nuevas medidas sociales del Gobierno

Actualizado 19/09/2007 21:36:01 CET

- Zapatero asegura que la economía española genera confianza a nivel nacional e internacional

MADRID, 19 Sep. (OTR/PRESS) -

Habrá dinero suficiente para costear las ayudas al alquiler, la atención dental y las infraestructuras catalanas. Así lo confirmó hoy el vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, que, ante el pleno del Congreso de los Diputados, abandonó su anterior tono crítico con estas ayudas, y garantizó explicítamente que "habrá financiación para todo aquello a lo que nos hemos comprometido". Por su parte, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no se aparta ni un ápice de su natural 'optimismo antropológico' y aseguró hoy que la economía española genera confianza a nivel nacional e internacional.

En respuesta a una pregunta del diputado de IU-ICV, Joan Herrera, que acusó al Gobierno de practicar una "política social de epidermis", en torno al respaldo presupuestario que tienen las últimas medidas anunciadas por el Ejecutivo, Solbes insistió en que no ha abandonado la "tesis del superávit", pues aún existe un "componente cíclico" en el crecimiento, y recalcó que sólo se recurrirá a él cuando haya problemas de financiación.

En todo caso, explicó que los "ingresos cíclicos" deben ser retenidos para que el margen de disposición con el que cuenta el Gobierno se sostenga sólo en lo singresos estructurales. "Dentro de ellos, habrá financiación para todo aquello a lo que nos hemos comprometido", sentenció Solbes, que zanjó así cualquier crítica de que el Gobierno se ha convertido en una jaula de grillos en la que él ejerce de tope.

Herrera le recordó además la oposición de su grupo a las deducciones al alquiler, porque se terminan trasladando a los precios de los arrendamientos, a lo que Solbes no dudó en reconoer que su tesis es que "la aportación generalizada de recursos sin discriminación" puede tener "impactos sobre los precios", pero indicó que las medidas anunciadas tienen "todo el sentido", ya que se dirigen a un target concreto del mercado.

Además, Herrera criticó que el Gobierno haya cambiado su óptica en los últimos meses desde la de "España va bien" a la "fiebre de lo social", apoyando su optimismo en el superávit y abordando reformas sociales "que se quedan en el parcheado". Así calificó las últimas propuestas del Gobierno como "efectistas" e instó al Ejecutivo a pasar "de la tómbola electoral a las propuestas sociales". "Esto está en marcha no por razones electorales, sino por coherencia", se limitó a responder Solbes.

NO HABRÁ ESPACIO PARA EL DEBATE

Por su parte, el presidente del Gobierno, a su salida del Hemiciclo, donde respondió a una pregunta del líder del PP, Mariano Rajoy, en torno a la marcha de la economía, consideró que los próximos datos económicos serán tan buenos que no darán pie a que el principal partido de la oposición cree polémica con este asunto. Los próximos datos económicos que se conocerán son los referidos a la ejecución presupuestaria y, ya a finales de octubre o principios de noviembre, se harán públicos los datos sobre empleo de la Encuesta de Población Activa del Instituto Nacional de Estadística (INE), así como los datos de crecimiento económico.

Minutos antes, Rajoy esgrimía de nuevo la tesis de la incertidumbre económica y cautela sobre la que, según dijo, alertan Solbes, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, y el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez. Zapatero acusó al líder del PP de hablar "sin analizar datos o sin conocerlos" y le recordó que la inversión extranjera directa en España de enero a junio ascendió un 80% más que en 2006, así como que las reservas del Banco de España aumentaron en el 2% del PIB, unos 2.500 millones más que el año pasado.

"Para ocurrencias la de alguno de los miembros de esos cincuenta gobiernos que dice que podría formar, que ha dicho que la economía española está en recesión", indicó Zapatero a la vez que agradeció a Rajoy que tachara al vicepresidente económico, al gobernador del Banco de España y al comisario europeo de personas "de responsabilidad y autoridad", puesto que son las que él mismo propuso para ocupar esos cargos. Además, como prueba de la confianza económica que genera España en el extranjero, Zapatero mencionó un artículo de 'The Economist', según el cual España se convertirá en el noveno país en inversión directa extranjera, con un crecimiento del 90% durante los próximos cuatro años.

Por su parte, Rajoy pidió a Zapatero que, en lo que queda de legislatura, se dedique a "coordinar su Gobierno" para que exista sólo una voz en la política económica, así como a controlar el gasto y a no derrochar el presupuesto con "políticas de alegría" que, a su juicio, pueden crear problemas en el futuro y obligar a subir los impuestos a los españoles. "Lo que no se puede hacer es improvisar, tomar medidas para salir del paso, gobernar pensando en los titulares y menospreciar el sentido común de los españoles", indicó Rajoy, que insistió en la necesidad de llevar a cabo otras medidas "más urgentes", como la reforma del IRPF.

OTR Press

Luis Del Val

Pasaje a Madrid

por Luis Del Val

Rafael Torres

La ley de la calle

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies