El año pasado cerró con una desaceleración en la construcción y en la creación de empleo

Actualizado 02/01/2008 20:44:27 CET

- El Banco de España sitúa la confianza de los hogares en el índice más bajo desde 2003

MADRID, 2 Ene. (OTR/PRESS) -

Siguiendo con la tendencia de desaceleración del sector de la construcción y la moderación en el ritmo de creación de empleo, la economía española cerró 2007 sin variaciones en este sentido. Así lo afirmó hoy el Banco de España en su último boletín estadístico, en el que achaca la persistencia de las subidas de precios a las cláusulas de revisión salarial. Esta inflación, sumada a las tensiones financieras internacionales, llevaron a la confianza de los hogares a su nivel más bajo desde marzo de 2003.

El organismo presidido por Miguel Ángel Fernández se basa en los indicadores disponibles más recientes para confirmar en el cuarto trimestre de 2007 el ya detectado descenso en el sector de la construcción. En este sentido, cayó un 1,8% el consumo aparente de cemento, a lo que habría que sumar la reducción más intensa del número de visados de viviendas nuevas en septiembre. En cuanto a obra civil, el boletín indica la reducción de la licitación oficial. Por todo ello, se prevé una prolongación de la desaceleración.

El Banco de España también destaca la moderación en la creación de empleo, avalada por las afiliaciones a la Seguridad Social en noviembre, que aumentó a un ritmo interanual del 2,5%, dos décimas menos que en octubre y cuatro menos que en el tercer trimestre. A ello se añadió el incremento del número de parados en noviembre, lo que confirma la suavización en la creación de empleo.

La institución señala también que la tasa de actividad seguirá registrando incrementos adicionales en el futuro, aunque cada vez menores, por el menor empuje del alza del nivel educativo medio de la población, el flujo de inmigrantes y el cambio generacional experimentado en las mujeres. El Banco concluye que hay que llevar reformas estructurales que promuevan mejoras adicionales en el funcionamiento del mercado de trabajo en España y que potencien las ganancias de eficiencia.

Por apartados, la actividad terciaria perdió cierto dinamismo en el último tramo, en contraposición con el sector industrial y el turismo. Y es que el sector turístico cobró cierto pulso en noviembre con la subida de las pernoctaciones hoteleras de extranjeros y de turistas de este tipo en noviembre, de un 6,7% y un 5%, respectivamente. No obstante, para el Banco de España, ambos indicadores aumentaron a un ritmo "moderado" en un período acumulado hasta noviembre.

CONFIANZA BAJO MÍNIMOS

El informe subraya también el descenso en noviembre, por cuarto mes consecutivo, de la confianza de los hogares, que alcanzó su nivel más bajo desde marzo de 2003. El dato se enmarca en un contexto de tensiones en los mercados internacionales, el encarecimiento de los combustibles y de los alimentos, ya que ha "erosionado" la renta disponible. Junto al retroceso de la confianza en el comercio, para el Banco de España "cabe encuadrar también al indicador de matriculaciones de automóviles, que descendió un 5,9% en noviembre". Sin embargo, la institución enfrentó a este pesimismo la evolución "más favorable" de otros indicadores, como el índice de clima de productores de bienes de consumo, incrementado unos tres puntos.

Respecto a las subidas de precios, para la institución, la generación de las cláusulas de salvaguarda en los convenios colectivos, aplicados para ajustar los salarios a las subidas del IPC por encima del 2%, produjeron efectos inflacionistas de segunda vuelta. Así, esta actualización de las remuneraciones supone trasladar "perturbaciones de naturaleza transitoria", como el incremento de los precios del petróleo, al conjunto de la economía. Y es que, a juicio del Banco, "hasta el momento" la incidencia de las perturbaciones del crudo ha sido "escasa" gracias al papel de los bancos centrales.

No obstante, la institución no baja la guardia respecto a España, puesto que presenta "rasgos particulares", entre los que se encuentra el porcentaje más elevado representado por el consumo de productos petrolíferos en comparación con países del entorno, así como el menor peso de los impuestos indirectos en los precios de venta al público de los combustibles.

Por otra parte, el informe estadístico alude también al volumen anual de emisiones brutas de titulización en España, multiplicado por más de 15 entre 2000 y 2007, hasta llegar a los 124 millones de euros. El saldo vivo de estos instrumentos aumentó en 17 veces, hasta los 307 millones. Este "notable dinamismo" se produjo pese a las turbulencias financieras del pasado verano y sitúan a España como uno de los principales emisores de este tipo de valores, de los que el Banco de España valora su "elevada calidad", por el "reducido riesgo de los activos subyacentes". Así, en los tres primeros trimestres de 2007, el 15% del volumen de emisiones europeas se originó en España, que en términos de saldo vivo representó el 13% del total, aún lejos del 37% de emisiones desde Reino Unido.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

No es Rajoy, es el Estado de Derecho

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

La hora de Mariano Rajoy

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Hasta aquí hemos llegado

por Victoria Lafora

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies