Sólo una cuarta parte de los coches matriculados en España aprueba con nota en materia medioambiental

 

Sólo una cuarta parte de los coches matriculados en España aprueba con nota en materia medioambiental

Actualizado 22/05/2007 20:55:07 CET

- El RACC considera el Toyota Prius 1.5 Executive el modelo más respetuoso con la naturaleza, al Hyundai Terracan como el que menos

BARCELONA, 22 May. (OTR/PRESS) -

Es un hecho probado que las emisiones de los automóviles perjudican el medio ambiente así como la salud; aún así, parece que en España, tanto a los fabricantes como a los consumidores este punto les sigue pareciendo de menor importancia que la seguridad o las prestaciones del coche. Por ello, en nuestro país, sólo un 27% de los vehículos matriculados obtienen una buena clasificación en el Eco Test. El estudio elaborado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) con la colaboración del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), analiza las emisiones contaminantes de turismos.

El Euro Test clasifica a los vehículos por estrellas. Así, el 71% de los turismos españoles tiene tres estrellas, una clasificación media, el 2% no pasa de dos estrellas y únicamente el 27% obtiene cuatro estrellas. Este año, el Eco Test analizó 200 modelos de automóviles, de los que ninguno alcanza la máxima clasificación de cinco estrellas, aunque el que más cerca queda es el Toyota Prius 1.5 Executive, que obtuvo 89 puntos sobre 100. No obstante, cuenta con una ventaja sobre muchos de los demás: es un vehículo híbrido gasolina- eléctrico.

Tras él, aparecen el Volvo V70 2.4 bi-fuel, que no se vende en España, y que también aporta una novedad y es que funciona con gas comprimido, y el Honda Civic 3i- DSi, que también es híbrido. El cuarto que más respeta el medioambiente es el Skoda Octavia Combi RS TDI, el primer diésel que alcanza uno de los primeros puestos, y cerrando el 'top five' el Skoda Octavia 1.6 FSI Ambiente.

Los coches que más salen perdiendo a la luz de este estudio son el único coche de una estrella, el Hyundia Terracan 2.9 CRDi, seguido del Volkswagen FOX 1.4 Tdi, el Fiat Panda 1.3 JTD Multijet, el Kia Rio 1.5 CRDi y el Volkswagen Sharan 2.8 V6 Highline Triptronic, la mayoría de ellos diésel.

LA CALIDAD DEL AIRE URBANO

El transporte supone la gran contribución a las emisiones de gases contaminantes que afectan a la calidad del aire que se respira en las grandes ciudades. Para reducir estas emisiones, el director de la Fundación RACC, Miquel Nadal, propuso hoy que los acuerdos voluntarios fijados por los fabricantes de automóviles europeos se vuelvan obligatorios, porque "aunque con esta fórmula ha habido avances, no se han acabado de cumplir". Las emisiones de gases, entre ellos los provocados por los medios de transporte, provocan, según una estimación reciente de la Unión Europea, la muerte de 370.000 personas al año.

El acuerdo que existe actualmente contempla que en 2012 los vehículos deberán emitir como máximo 120 gramos de dióxido de carbono por kilómetro. Esto significaría reducir un 30% de media las emisiones en sólo cinco años ya que hoy en día los vehículos emiten 180 gramos de CO2 por kilómetro.

Otra de las medidas propuestas por Nadal consiste en penar a los fabricantes y consumidores de automóviles. Para ello propuso una "fiscalidad verde" por la que fabricantes y usuarios paguen más impuestos cuando fabrican o compran un coche que contamina más. Por el contrario, si el coche contamina menos serían premiados.Según el director del RACC, en España este tipo de fiscalidad verde "es la asignatura pendiente" ya que en otros países del norte de Europa se está empezando a aplicar.

Así, según ese tipo de fiscalidad, el impuesto de matriculación estaría vinculado al nivel de contaminación de los coches y otra medida en ese mismo sentido sería que la administración subvencionase la instalación de filtros de partículas en los vehículos.

CONSUMIDORES CONCIENCIADOS

Los consumidores deberían ser el principal apoyo de este tipo de medidas según Nadal, ya que son ellos los que deben sufrir después las consecuencias. Aún así, según el estudio elaborado por el RACC los consumidores dicen tener cada vez más en cuenta los factores medioambientales pero, a la hora de comprar un coche no pagarían uno más caro si éste incorporase medidas contra la contaminación.

Los efectos principales a corto plazo de la emisión de estos gases por parte de los transportes son la irritación de ojos, nariz y garganta, infecciones respiratorias, ataques de asma, así como ataques del corazón y cerebral. A largo plazo se puede dar un desarrollo pulmonar más lento en niños, enfermedades respiratorias crónicas, cáncer de pulmón, enfermedades del corazón e, incluso el daño potencial al cerebro y otros órganos.

OTR Press

Luis Del Val

100.000 votos diarios

por Luis Del Val

Antonio Casado

El PSOE, con el Gobierno

por Antonio Casado

Julia Navarro

Una noticia inquietante

por Julia Navarro

Cayetano González

Marear la perdiz

por Cayetano González

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies