Los tres gigantes del automóvil estadounidenses piden 50.000 millones de dólares para evitar un "colapso"

Actualizado 07/11/2008 15:07:29 CET

- BMW y Mercedes Benz reducen un 8,3% y un 18% respectivamente sus ventas mundiales por la debilidad de sus principales mercados

WASHINGTON/MADRID, 7 Nov. (OTR/PRESS) -

Los primeros ejecutivos de los tres grandes fabricantes estadounidenses de automóviles (General Motors, Ford y Chrysler) han recurrido al Congreso en un nuevo esfuerzo para conseguir ayudas del Gobierno federal por importe de 50.000 millones de dólares (39.370 millones de euros al cambio actual), para asegurar su supervivencia y evitar un "colapso cercano" del mercado automovilístico norteamericano. La situación en Europa no es mucho más ventajosa. BMW ha reducido un 8,3% sus ventas mundiales en octubre por la debilidad de sus principales mercados mientras que los de la también alemana Mercedes-Benz Cars han descendido en un 18,1% en octubre.

Los gigantes del automóvil de EEUU quieren 50.000 millones de dólares del Gobierno para evitar un "colapso". La prioridad de los grupos automovilísticos y de los sindicatos es que los 'créditos blandos' a los que ya dio su visto bueno el Congreso aumenten de 25.000 a 50.000 millones de dólares, de forma que se destinaría el 50% a necesidades urgentes de liquidez y el 50% restante a cumplir con las prestaciones de 780.000 jubilados y de sus familias.

Rick Wagoner, presidente de General Motors, Alan Mulally, consejero delegado de Ford, y Bob Nardelli, presidente de Chrysler, se entrevistaron con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid. No es probable que el Congreso pueda sacar adelante su plan de ayuda porque queda poco tiempo para el fin de la Legislatura y el inicio del mandato presidencial de Barack Obama.

Antes de la reunión, Pelosi indicó que el Gobierno necesita "asegurar la viabilidad" del sector del automóvil en Estados Unidos, tras el desplome de las ventas de vehículos en octubre, con una caída del 30% respecto al mismo mes de 2007.

General Motors y Ford mostraron su satisfacción por una reunión "sincera y constructiva" y urgen el Gobierno a realizar una inyección de fondos para la industria, en línea con el sindicato United Auto Workers (UAW), que considera que existen una necesidad "urgente" de fondos federales.

RESULTADOS NEGATIVOS

Esta petición se produce precisamente el mismo día en que se conocen los preocupantes datos económicos de grandes empresas automovilísticas mundiales. El consorcio automovilístico alemán BMW, compuesto por las marcas BMW, Mini y Rolls Royce, ha anunciado que redujo un 8,3% sus resultados interanuales en octubre tras vender unos 113.005 vehículos en todo el mundo.

También el grupo automovilístico alemán Mercedes-Benz Cars, propiedad de Daimler, descendió sus ventas y en mayor porcentaje. Durante el pasado mes de octubre alcanzó un volumen de ventas a nivel mundial de 93.800 unidades, lo que se traduce en un retroceso del 18,1% en comparación con los datos del mismo mes de 2007.

Ambas compañías aseguran que las caídas de sus ventas en octubre están provocada por las dificultades registradas en los principales mercados donde tienen una mayor presencia, como Estados Unidos, Europa Occidental y Japón.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies