El 'asesino del ajedrez' ruso, condenado por 48 de los asesinatos que reivindicaba

Actualizado 24/10/2007 20:18:59 CET

- Pichushkin reclamaba su autoría en 63 crímenes, a uno de completar el número de casillas de un tablero de ajedrez

MOSCÚ, 24 Oct. (OTR/PRESS) -

"Soy un profesional", llegó a conocer durante el juicio contra él el criminal en masa ruso Alexander Pichushkin, más conocido como el 'asesino del ajedrez'. Un jurado popular le condenó hoy por 48 asesinatos en Moscú de los que la Fiscalía consideró probada su autoría. Sin embargo, el propio Pichushkin reclamó su participación en un total de 63, a falta de uno de contemplar su macabro de plan de perpetrar una muerte por cada una de las casillas del tablero del conocido juego.

Los asesinos en serie pueden seguir un patrón para elegir a sus víctimas, pero es menos común que su objetivo sea el número de crímenes y no la forma de cometerlos. Este es el caso del ruso Alexander Pichuskin, quien fue declarado hoy culpable por un jurado popular de 12 personas en relación a 48 asesinatos y otros dos intentos, después de menos de tres horas de deliberación. El jurado admitió así todos los cargos presentados por la acusación y desestimó los alegatos de la defensa

La intención de Pichuskin con sus crímenes era la de matar a una persona por cada casilla blanca o negra que compone el tablero de ajedrez, un total de 64. El hombre, de 33 años, llegó a vincularse a sí mismo durante el proceso con 63 asesinatos, pero la Fiscalía no encontró pruebas de su autoría en todos ellos y que, de confirmarse, le habrían dejado a tan sólo uno de cumplir con su macabro objetivo.

El juez, Vladimir Usov, leyó el veredicto durante una hora mientras Pichushkin permanecía dentro de una jaula de cristal reforzado, de pie y mirando al suelo. Entre el público asistente en la sala, se encontraban periodistas y familiares de las víctimas, que siguieron desde un primer momento con intensidad el juicio. Ahora queda esperar a que el magistrado anuncie la sentencia, aunque se prevé que reciba cadena perpetua, ya que Rusia mantiene una moratoria impuesta sobre la pena de muerte.

'MODUS OPERANDI'

Los mortales ataques de Pichushkin se produjeron entre 1992 y 2006, aunque la mayoría de ellos tuvieron lugar en los últimos cinco años en el parque moscovita de Bittsa, al sur de la capital. La Fiscalía relató que el asesino atraía a sus víctimas, la mayoría de ellas indigentes, prometiéndoles vodka a cambio de compañía, ya que alegaba que había perdido a su perro recientemente. La mayoría de las víctimas murieron al ser arrojadas a una fosa de aguas residuales después de ser emborrachadas y, en algunos casos, estranguladas o golpeadas. En 2005, Pichushkin comenzó a perpetrar sus crímenes con "particular crueldad", de tal forma que martilleaba la cabeza de sus víctimas borrachas para después clavarles en el cráneo destrozado una botella de vodka.

Lejos de avergonzarse por sus actos, el criminal ruso se enorgullecía de ellos. En febrero de 2006, llegó a asesinar a una persona simplemente para demostrar a la prensa que no estaba detenido, y que se equivocaban las informaciones que ya le situaban entre rejas.

Su arresto tuvo lugar en junio de ese mismo año, después de que una mujer dejara en su casa una nota diciendo que saldría a dar un paseo con él, y luego apareciese muerta. "Me entregué yo mismo, así que no hay necesidad de que la Policía se atribuya el honor de detenerme", llegó a decir Pichuskin durante el juicio. "Soy un profesional".

OTR Press

Esther Esteban

Víctimas devorahombres

por Esther Esteban

Charo Zarzalejos

En clave de generales

por Charo Zarzalejos

Fernando Jáuregui

De aquí a una semana

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

El indulto de Iceta

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies