Prosiguen con cautela los esfuerzos diplomáticos para liberar al 'Playa de Bakio'

Actualizado 24/04/2008 21:44:17 CET

- El patrón del atunero secuestrado en Somalia admite a la familia que ve "mal" la situación

MADRID, 24 Abr. (OTR/PRESS) -

La situación del atunero Playa de Bakio, secuestrado desde el domingo en aguas somalíes, no varía. La crisis continúa, mientras desde el Gobierno se mantienen los esfuerzos diplomáticos y el despliegue logístico para lograr un final satisfactorio del asalto. Pese a que el embajador español en Kenia volvió a reunirse hoy con el primer ministro somalí, el desánimo comienza a dejarse ver por primera vez en algunas de las llamadas realizadas a sus familias por los 13 tripulantes españoles, como el patrón del buque, que admitió ver "mal" la situación actual.

El Ministerio de la Presidencia informó en un comunicado de una nueva reunión entre el cónsul español Nicolás Martín Cinto y el primer ministro del país africano, Nur Hassan Hussein. Se trata de una segunda toma de contacto del embajador con las autoridades locales, con el objetivo de "salvaguardar en todo momento la integridad física y la vida de los marineros españoles, por lo que cada día intensifica las gestiones y los esfuerzos diplomáticos para llegar a una solución satisfactoria". A falta de confirmación oficial, algunos medios se atrevían a confirmar hoy el móvil del rapto, al parecer monetario, sino también la cantidad exigida, que podría rondar el millón de euros.

Para colaborar sobre el terreno, España ha movilizado también a la fragata Méndez Núñez y a un avión de reconocimiento marítimo y guerra antisubmarina P-3-M Orion, desplegado en Yibuti. El Ministerio de Defensa francés garantizó hoy "todo su apoyo" a las autoridades españolas para apoyar este despliegue logístico, al tiempo que el Ejecutivo español mantiene contactos con la Unión Europea y Naciones Unidas para que aborden "de manera urgente el problema de la piratería para garantizar la libre circulación de personas y mercancías en determinadas zonas marítimas", como la zona del océano Índico en que fue abordado el Playa de Bakio.

PRIMERAS PREOCUPACIONES

De momento, las labores para conseguir la liberación del atunero, donde permanecen 13 tripulantes españoles, ocho gallegos y cinco vascos, se desarrollan con discreción. Las familias reciben información a través de las autoridades y también de sus propios parientes vía telefónica. Hasta ahora, los pescadores habían transmitido mensajes de tranquilidad y confirmado el buen estado de salud de todos ellos, pero el desánimo ya empieza a parecer.

El patrón del Playa de Bakio transmitió a su mujer que "todos estaban bien", pero no ocultó que ve "mal" la situación y el desánimo, según una amiga de la esposa. "Quizás porque ya pesan los cinco días de secuestro", reconoció esta fuente. Aun así, los rehenes piden en todo momento a sus familias que estén "tranquilos", como señaló la novia de uno de los tripulantes, a quien también dijo que los piratas no les habían dejado bajar a tierra. "Hay que ser un poco cautos y hay que llevarlo tranquilamente, tenemos que ayudar entre todos a que vaya tranquilamente", agregó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies