Olas de hasta 20 metros arramplan con los paseos marítimos de la costa cantábrica

 

Olas de hasta 20 metros arramplan con los paseos marítimos de la costa cantábrica

Actualizado 11/03/2008 20:29:31 CET

- La mítica barandilla del paseo de San Sebastián se vio afectada por los fuertes golpes de mar, con coches amontonados en la parte vieja

MADRID, 11 Mar. (OTR/PRESS) -

El temporal que azota el extremo norte de la Península, con fuertes rachas de viento y olas que han batido marcas históricas, ocasionó durante la jornada de hoy numerosos desperfectos en la costa cantábrica. Una de las ciudades más afectada por el temporal fue San Sebastián, en donde los fuertes golpes de mar, con olas de hasta 11 metros destrozaron parcialmente la mítica barandilla del paseo de La Concha la pasada madrugada, además de ocasionar numerosos destrozos en el centenar de embarcaciones amarradas al Puerto Deportivo donostiarra, y dejar un rastro de coches y mobiliario urbano amontonado en la parte vieja por efecto de la inundación. Los estragos se extendieron por Bermeo, Laredo, Santander o Gijón. En el cabo Vilán (A Coruña) se registró una ola de 20 metros, que supone un récord histórico nacional.

Las fuertes rachas de viento que ayer ya se hacían notar en el norte de Galicia, se han extendido a toda la costa del Cantábrico, en donde se han registrado olas de entre siete y veinte metros, que ocasionaron numerosos destrozos materiales, aunque no hay que lamentar daños personales. Además, en todas las comunidades cantábricas, la flota permaneció amarrada en sus puertos. En el País Vasco, se llegó a cortar la carretera N-634, entre las localidades vizcaínas de Zarautz y Zumaia, ya que trascurre muy cerca del litoral y en algunos tramos el agua llegaba a inundar la calzada. En Bermeo (Vizcaya), las olas rompieron el espaldón del rompeolas permitiendo el paso del agua que inundó locales y arrastró a los vehículos estacionados en la zona.

En San Sebastián se tuvo que paralizar la circulación en las calles cercanas a la Bahía de La Concha, ya que el mar se comió literalmente la playa alcanzó el paseo. De hecho, parte de la mítica barandilla que transcurre a lo largo del arenal se cayó tras las fuertes sacudidas de las olas, que alcanzaron los once metros, lo que ha supuesto, además, que en agua se adentrase en la parte inundando garajes y locales cercanos y dejando un rastro de vehículos y mobiliario urbano dañado. El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, solicitó a los vecinos "que no se acerquen a zonas sensiblemente costeras", como el Puerto, el Paseo Nuevo o la Zurriola y que los que tengan su domicilio junto al mar cerrasen ventanas y persianas y retiren las macetas" para evitar posibles daños.

Elorza destacó que todas las estructuras cercanas a la playa están "muy perjudicadas" pues se desprendieron adoquines, bordillos y el barandado. También se registraron desperfectos en la flota de bajura amarrada al Puerto Deportivo, ya que hoy no salieron a faenar. Medio centenar de ellas se vieron afectadas o se hundieron a causa de los fuertes vientos y de las olas, que además provocaron un gran socavón "que no se va a poder reparar a corto plazo", señaló Elorza.

CANTABRIA INUNDADA

Por su parte, en Cantabria también se contabilizaron numerosos daños, sobre todo inundaciones. Aparcamientos y bajos de restaurantes alcanzaron los 50 centímetros de altura en la localidad de Laredo, en donde también un muro de contención se ha venido abajo por el oleaje. Los Bomberos estuvieron toda la jornada ayudando a los propietarios a achicar el agua de sus negocios. Así pasaron la jornada los trabajadores del hotel 'Chiqui' de Santander, ubicado en la zona de El Sardinero, que vio como uno de los vehículos aparcados en el exterior rompía, arrastrado por la fuerza del mar, los cristales de la planta baja y se empotraba en el restaurante.

El propio alcalde de la capital santanderina, Agustín Ibáñez, visitó el hotel, en donde, aseguró a los medios que en todo el municipio, resultaron dañados 80 metros de barandilla, 300 metros de pasarelas de la playa, 50 metros de muro y 40 árboles. En la playa de La Magdalena habrá que reponer 35.000 metros cúbicos de arena. También destacó que el temporal ha afectado a otras localidades cántabras como San Vicente de la Barquera, Castro Urdiales o Santoña.

En Asturias, la parte occidental fue la más perjudicada y en donde se registraron vientos más fuertes. En Luarca, las grandes olas llegaron a arrancar una escultura dedicada a Severo Ochoa, de varias toneladas de peso, también muros y rompeolas terminaron destrozados en la zona. Al igual que en Ribadesella, en donde el mobiliario urbano acabó roto o gravemente dañado, después de que el agua se tragase, literalmente, la playa y llegase hasta el paseo de la localidad.

Una estampa muy parecida vivían en Gijón. Los ciudadanos no pudieron pasear hoy entre la Escalerona y la Pescadería Municipal, en el Paseo del Muro y en la zona cercana a la playa de Poniente, ya que todos los accesos fueron acordonados para evitar daños.

UN HERIDO EN A CORUÑA

El único incidente personal que se vivió durante la jornada fue en A Coruña, en donde J.V.L, de 33 años se cayó de unas rocas en Punta Herminia, tras un fuerte golpe de mar y sufre traumatismo craneoencefálico y una fractura de rodilla. Fue trasladado al Hospital Juan Canalejo. Ayer lo vientos causaban en la capital coruñesa otros cuatro heridos leves. También en la provincia gallega se registró el récord histórico nacional de altura, después de que la boya ubicada en el Cabo Vilán, en la localidad de Camariñas, en Costa da Morte, registrase una ola de 20 metros.

Tras dos días de fuerte temporal, los vientos irán remitiendo en los próximos días, Según la Agencia Estatal de Meteorología empezará a remitir mañana y al mismo tiempo subirán las temperaturas, aunque Protección Civil ha decidido mantener la alerta amarilla hasta el mediodía de mañana, como precaución.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies