La acusación del caso Todolella pide de nuevo la imputación del alcalde por sus contradicciones

Actualizado 22/01/2007 20:12:16 CET

- Solicitan estudiar las diversas declaraciones del edil sobre la muerte de 18 personas en un albergue por inhalación de has

CASTELLÓN, 22 Ene. (OTR/PRESS) -

En febrero de 2005, 18 personas perdieron la vida en un albergue de la localidad castellonense de Todolella al inhalar monóxido de carbono por mala combustión de unas estufas tras la celebración de una fiesta de cumpleaños. Casi dos años después, la polémica sigue servida. Con ocasión de la vista del caso, la abogada de una de las familias de los 18 fallecidos señaló que la acusación estudiará las "contradicciones" que se produjeron hoy durante la declaración del alcalde de la localidad, Alfredo Querol, sobre si autorizó o no la fiesta, y las que realizaron también los arrendatarios del albergue, los dos únicos supervivientes de la tragedia.

María Dolores Picó, la abogada de la acusación, ha explicado que el edil aseguró en su declaración que no tenía conocimiento previo de que esa noche se iba a celebrar una fiesta en el establecimento aunque "declaró ante los medios de comunicación tras producirse el suceso que sí tenía conocimento de la fiesta y que si hubiese sabido que ocurriría el suceso, no la hubiese autorizado". Según Picó "hoy ha dicho ante el juez que si dijo eso fue porque estaba nervioso". Por todo ello solicitan la suspensión de la declaración de Querol para que se reanude en calidad de imputado, lo que el juez negó por no encontrarse presente el Ministerio Fiscal.

Asímismo los arrendatarios del local, las dos personas que sobrevivieron y que eran los anfitriones, señalaron en el juicio que le habían comentado al alcalde dicho evento así como que la calefacción del albergue no funcionaba. La polémica viene a raíz de las declaraciones de Alfredo Querol señalando que el albergue contaba con todas las licencias de actividad y apertura, que habían sido otorgadas en 2000 y "que aunque fueron otorgadas a un arrendatario distinto a los que tenía al albergue cuando se produjo el suceso, él entiende que estas licencias eran suficientes a pesar de que había solicitado la baja de la actividad a Turismo, pero no hizo nada más porque no le habían contestado" según afirmó la abogada.

EL ALBERGUE NO PASÓ LAS INSPECCIONES RUTINARIAS

El alcalde señaló que no veía "la necesidad" de inspecciones periódicas en el albergue porque "Turismo ya había dado el visto bueno en 2000 y cuando se solicitó la ampliación del establecimiento". Lo cierto es que el establecimiento carecía de autorización turística desde el 3 de junio de 2004. Asímismo el Ayuntamiento de Todolella pidió el cese de la actividad del local como albergue rural por lo que según la Consellería de Turismo no se pasaron las inspecciones rutinarias.

La abogada considera que "existen muchas contradicciones" entre las declaraciones del alcalde por lo que la acusación considera que " tiene responsabilidad, ya que debería haber velado para que todo estuviese en orden, y ni siquiera lo estaba en aspectos administrativos". Éstas "contradicciones" son las que han llevado a la acusación a solicitar que el alcalde continúe declarando en calidad de imputado.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

El "sindicato del procés"

por Francisco Muro de Iscar

José Luis Gómez

El líder que no da llegado

por José Luis Gómez

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies