El Papa destaca la evolución de San Francisco de Asís, que le llevó a ser "un adelantado a su tiempo"

Actualizado 17/06/2007 17:28:34 CET

- El Pontífice hizo una "apelación sincera para que cesen todos los conflictos sangrientos de la Tierra"

ASÍS (ITALIA), 17 Jun. (OTR/PRESS) -

El Papa Benedicto XVI destacó hoy la evolución que llevó a San Francisco de Asís de ser "el rey de la fiesta" a convertirse en un "adelantado a su tiempo" y en un modelo para los católicos por su "búsqueda de la paz, la promoción de la naturaleza y la promoción del diálogo", en la homilía celebrada hoy en la localidad italiana de Asís con motivo del 800 aniversario de la conversión al catolicismo del beato.

Benedicto XVI condenó los "horrores" provocados por los conflictos en Oriente Próximo y lanzó una "apelación sincera para que cesen todos los conflictos sangrientos de la Tierra, para que las armas se silencien y que en todas partes el odio deje paso al amor, la ofensa al perdón y la discordia a la unión".

El Sumo Pontífice llegó a Asís en helicóptero, donde fue recibido por el primer ministro italiano, Romano Prodi, antes de recorrer la ciudad en su Papamóvil protegido por un fuerte dispositivo de seguridad, después de que a principios de mes uno de los asistentes a la homilía de la plaza de San Pedro del Vaticano intentara abordar el vehículo.

A continuación se celebró una ceremonia en la Basílica Superior de San Francisco donde alabó la figura del santo y donde recordó que "la conversión de uno mismo al amor supone pasar de la amargura al dulce y de la tristeza a la verdadera alegría".

"DIÁLOGO SINCERO Y RESPONSABLE"

Por otro lado, Benedicto XVI aseguró que los católicos se sienten "cercanos espiritualmente a todos aquellos que lloran, que sufren y mueren debido a la guerra y a sus trágicas consecuencias en cualquier parte del mundo" y que sus pensamientos "están especialmente dedicados a la Tierra Santa, una región especialmente querida para San Francisco" aunque también para "Irak, Líbano y todo el Oriente próximo".

Para el Santo Padre "sólo el diálogo sincero y responsable respaldado por un apoyo generoso de la comunidad internacional puede poner fin a tanto dolor y restaurar la vida y la dignidad de la gente" de esos lugares que "conocen desde hace mucho tiempo los horrores de los combates, del terrorismo, de la violencia ciega y de la ilusión de que la fuerza puede resolver conflictos", afirmó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies