Italia se enfrenta el domingo a un referéndum que puede decidir el futuro político y económico del país

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Italia se enfrenta el domingo a un referéndum que puede decidir el futuro político y económico del país

Matteo Renzi
TONY GENTILE/REUTERS
Publicado 30/11/2016 16:41:46CET

Los sondeos dan una ligera victoria al 'No', lo que supondría la inmediata dimisión de Matteo Renzi y la incertidumbre en la eurozona

MADRID, 30 Nov. (OTR/PRESS) -

Los italianos están llamados a las urnas el domingo 4 de diciembre para decidir si apoyan o no la reforma constitucional propuesta por el líder del Gobierno Matteo Renzi. El resultado en esta ocasión será decidido por mayoría simple, incluyendo la suma de los italianos que viven en el extranjero.

Hasta el momento, los sondeos publicados están muy polarizados entre el 'Si' y el 'No' y con un elevado número de indecisos e incluso indiferentes. 47 millones de italianos deberán decidir sobre una reforma constitucional que puede afectar su política y su economía. Según los últimos sondeos, en toda Italia ganaría el 'No' por un estrecho margen y queda claro que es en el Sur de Italia la zona en la que será más difícil para Renzi conseguir apoyos a su reforma.

No obstante, las encuestas y sondeos cada vez demuestran ser menos representativos de la realidad. Pasó con el Brexit en Reino Unido o con las recientes elecciones norteamericanas donde, contra todo pronóstico, venció Donald Trump a una Hillary Clinton que salía victoriosa en todas las encuestas.

EL FIN DEL SENADO COMO CÁMARA LEGISLATIVA

Las medidas propuestas por Renzi recogen el llamado fin del "bicameralismo perfecto" y la pérdida de la función legislativa del Senado. Matteo Renzi pretende que la reforma facilite el proceso de proclamación de nuevas normativas, que hasta el momento es muy lento, burocrático y con una tramitación complicada, lo que ha llevado al país al sumar 63 gobiernos en los 70 años de historia de la República italiana.

Con la ley actual, cualquier proyecto de ley debe de ser aprobado de manera idéntica tanto en el Congreso como en el Senado y si no existe la mayoría en ambas Cámaras, el proyecto legislativo es inviable. Esta situación de parálisis es la que Renzi pretende evitar 'quitando' al Senado la capacidad legislativa.

En el supuesto de que los italianos den el 'Si' a las propuestas del Gobierno, el Senado dejaría de tener una función legislativa para pasar a ser una Cámara de representación territorial perdiendo, lógicamente, la potestad legislativa. Además, de los 315 senadores que existen ahora mismo, se pasaría a tener 100; por lo que 215 senadores perderían su escaño; pero todos ellos perderían su sueldo.

De los 100 senadores, 95 serían nominados entre concejales comunales y regionales y cinco escaños serían una potestad presidencial, de tal manera que serían directamente nombrados por el presidente de la República italiana.

En cuanto a la retribución de los senadores sería cero. No recibirían ningún sueldo como senadores aunque sí mantendrían su inmunidad al ser parlamentarios.

El líder italiano ha asegurado que dimitirá como líder del Ejecutivo en el caso que los italianos no refrenden su propuesta constitucional. Renzi mantiene que el 'No' sumiría al país en una crisis de gobierno y que el 'Sí' supondría una nueva estabilidad para Italia y, de hecho, convertiría al país es uno de los más estables de la Unión Europea.

Si vence el 'No' ya hay quien prevé una nueva recesión para Italia. De hecho, el Financial Times y el Wall Street Journal ha llegado de considerar que la consulta que se celebrará en Italia el día 4 será el evento más importante en Europa desde la consulta del Brexit británico.

LA VICTORIA DEL 'N0' PUEDE SUMIR A ITALIA Y A EUROPA EN UNA NUEVA RECESIÓN

Los mercados ya se preparan para una posible victoria del 'No', la dimisión de Renzi y la subida de la prima de riesgo a niveles de infarto; lo que afectaría a la eurozona. El martes, la bolsa de Milán perdía un 1,81%, ya que si hay algo que castigan los mercados es precisamente la incertidumbre y los sondeos no vaticinan una victoria para Renzi.

Además, la banca italiana no pasa por sus mejores momentos. La situación bancaria italiana es frágil desde el año 2001 y se debe, según Renzi a la política de austeridad dictada por Bruselas. Además, la deuda pública italiana es muy alta, supone casi el 133% del Producto Interior Bruto, con un crecimiento al año del 0,8% que se considera insuficiente, aunque eso sí lo utilizan los detractores de Renzi para atacar a su Gobierno.

Por ejemplo, la banca Monte Dei Paschi di Siena (el más antiguo de Europa) está pasando por serios apuros y ya tiene planificadas dos operaciones para canjear la deuda y evitar ser nacionalizados. Asimismo, Unicredit, que es un conglomerado bancario, presentará su nuevo plan industrial, al igual que el Popolare di Vicenza y Veneto Banca, que fueron ambos rescatados el pasado año por el fondo Atlante, que es la versión italiana de lo que es España se conoce como el 'banco malo'.

Obviamente, el peor de los escenarios es que se produzca la quiebra de Monte dei Paschi ya que provocaría un efecto en cadena, no sólo en materia económica, sino también política. Si vence el 'No', Renzi ya ha anunciado que dimitiría del Ejecutivo, por lo que habría que configurar un nuevo gobierno, que tendría que lidiar con una incertidumbre bancaria y arrastrar el país a un colapso.

Por el contrario; el 'Sí', según analistas y consultores, podría arrojar importantes ganancias para la deuda italiana y cerrar la brecha con el bono español. Si bien Italia acusa al Reino Unido de ser el principal especulador alentando lo que podría ser el 'apocalipsis' si no se aprueba la reforma constitucional. De hecho, los artículos del Financial Times que han llegado a predecir una salida de la eurozona de Italia es calificada de "terrorismo financiero" por el europarlamentario italiano, Matteo Salvini.

El domingo, Italia decidirá parte de su futuro y Europa no es ajena a la decisión de los más de 40 millones de italianos. Los inversores contienen el aliento y los euroescépticos se frotan las manos ante una posible debilidad de la Unión Europea.

OTR Press

Fermín Bocos

Mil euros

por Fermín Bocos

Fernando Jáuregui

Las barbas de tu vecino

por Fernando Jáuregui

Andrés Aberasturi

La reforma de la Constitución

por Andrés Aberasturi

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies