Polémica en EEUU por el recuento de votos en varios Estados

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Polémica en EEUU por el recuento de votos en varios Estados

Trump junto a la futura secretaria de Educación, Betsy DeVos
MIKE SEGAR/REUTERS
Publicado 28/11/2016 16:29:43CET

Trump denuncia, sin pruebas, que "millones de personas votaron ilegalmente" mientras Sanders reclama una revisión del Colegio Electoral

MADRID 28 (OTR/PRESS)

La reapertura del recuento de votos en EEUU en tres Estados después de las elecciones del pasado 8 de noviembre, pone de manifiesto una polémica que lleva tiempo debatiéndose entre grupos de derechos civiles, intelectuales y políticos: un cambio en el sistema electoral que evite que un candidato que pierda por más de dos millones de votos, gane las elecciones .

Ya hay movimientos en Estados Unidos que reclaman un cambio más representativo y lograr el anhelo de muchos demócratas de evitar los sistemas electorales indirectos. Abogan por "una persona, un voto". El último en sumarse a esta petición de cambio es el senador de Vermont, Bernie Sanders que pide una revisión del Colegio Electoral.

Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, jurará su cargo el próximo 20 de enero habiéndose impuesto en el Colegio Electoral pero perdiendo el voto popular. La candidata del Partido Verde Jill Stein ha impulsado el recuento de votos en tres Estados en los que Trump obtuvo la victoria por escaso margen.

El apoyo de Clinton a la iniciativa ha levantado la burla, la crítica y la denuncia por parte del presidente electo y de su equipo de transición. Trump ha llegado a decir, sin ningún tipo de prueba, que "millones de personas votaron ilegalmente".

SI TRUMP ASEGURA QUE HAY FRAUDE ELECTORAL DEBERÍA REVISAR TODO EL SISTEMA

La acusación de Trump, a última hora del domingo, y sin prueba alguna, se refiere al parecer al fraude electoral en Virginia, New Hampshire y California, según el New York Times.

De ser así, no sólo cuestiona su propia victoria y el sistema, sino que obligaría a los funcionarios del Estado a una revisión total de las elecciones y a un recuento de los votos.

La ira ha vuelto a Trump asegurando que además de haber ganado "abrumadoramente" el Colegio Electoral, habría ganado en voto popular si se hubieran restado los "millones de votos" que se efectuaron de manera "ilegal".

Ninguna prueba al respecto. Simplemente recalca que si su campaña se hubiera centrado en tres o cuatro Estados, "en lugar de los 15 que visité", su victoria hubiera sido más fácil. "Hubiera ganado incluso más fácil y convincentemente, ¡pero los Estados más pequeños habrían quedado olvidados!", ha argumentado.

Los mensajes del presidente, utilizando como siempre su cuenta de Twitter, se han producido un día después de que Hillary Clinton apoyara el recuento que se está realizando en Winconsin, Michigan y Pennsylvania. Trump reaviva ahora el debate que él mismo provocó sobre un sistema "amañado" y "corrupto".

Bernie Sanders, el senador de Vermont que perdió las primarias demócratas frente a Hillary Clinton, mantiene la necesidad de reexaminar el sistema electoral y el Colegio Electoral. "Tenemos un candidato que tuvo dos millones de votos más que otro candidato pero no va a jurar su cargo como presidente, lo que es un poco raro", ha dicho Sanders en declaraciones efectuadas a la cadena de televisión CNN.

Las reclamaciones de fraude a gran escala han sido una constante en el bando republicano, si bien nunca se han evidenciado tales irregularidades, y menos aún de los "millones" de votos fraudulentos que reivindica el presidente electo de EEUU.

El día antes, el equipo de transición del presidente electo ridiculizó la idea de que se necesitaran recuentos afirmando que los resultados electorales debieran ser respetados, en lugar de ser cuestionados.

Sin embargo, quien también cuestiona los votos electorales no es sólo Jill Stein o parte de los demócratas, sino el propio presidente. Si realmente Donald Trump tiene constancia de fraude -si millones de personas votaron ilegalmente- los funcionarios de todos el país deberían hacer un recuento a gran escala y hacer una investigación sobre el fraude.

Además, el recuento de votos en Wisconsin, Pennsylvania o Virginia, en donde Trump se impuso por en escaso margen de 100.000 votos totales, podría revertir la victoria de Trump en estos tres Estados. Esta cuestión reaviva la polémica entre demócratas y republicanos en el tono belicoso que tuvo la campaña presidencial.

De hecho, la victoria de Trump en Winsconsin fue por 22.177 votos; en Michigan por 10.704 votos; y en Pennsylvania por 70.638 votos.

En la noche del domingo, los mensajes de Trump ya despotricaban sobre los esfuerzos efectuados en el recuento y recordaba cómo la propia Hillary Clinton le llamaba en la noche electoral reconociendo su victoria. Trump señalaba además que la propia candidata demócrata había afirmado que se tenían que "aceptar los resultados y mirar hacia el futuro, Donald Trump va a ser nuestro presidente", dijo Clinton.

Informaciones que aparecen el diario The New York Times, hablan de que hay personas del entorno del presidente electo que manifiestan la preocupación sobre un recuento de votos, mientras sus ayudantes más directos minimizan tal preocupación.

Por su parte, el consejero general del equipo de Clinton, Marc Elias, ha dicho que habían encontrado "evidencia procesable de piratería e intentos de manipulación en la votación".

OTR Press

Victoria Lafora

Oposición o postureo

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

Optimismo en el Gobierno

por José Luis Gómez

Fermín Bocos

Mil euros

por Fermín Bocos

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies