Fantasías de clérigos en Irán.

Actualizado 17/06/2009 14:00:40 CET

MADRID, 17 Jun. (OTR/PRESS) -

El seleccionador nacional de fútbol de Irán ha prometido que el equipo se clasificará para el mundial. El zaparrastroso Ahmadineyad aún no ha ganado al contendiente Musavi. Una cosa es cierta: a los mulás supremos, la pelota se les ha ido de las manos. Pese a lo que nos quieran hacer creer los israelíes, Ahmadineyad no es tan malo. Pese a lo que puedan deducir las masas de lectura rápida y de entusiasmo fácil, Musavi no es Obama (si es que Obama es algo, que aun no sabemos bien). Unas imágenes furtivas de televisión nos han mostrado a iraníes tan desenvueltos y modernos que parecen occidentales. ¿Preconizan, así, a bote pronto, la implantación de la bendita democracia? ¿Dónde estará mi voto? - exclaman o escriben, en inglés occidental, como si llevaran siglos libres de sus clérigos negros, tras una proporción de votos a favor del incumbente que iguala la de los europeos que se han abstenido de opinar en nuestros recientes comicios continentales.

Al día siguiente de la confirmación o pucherazo que reasentaba a Ahmadineyad, varios oyentes telefonearon a una emisora judía: se alegraban de la victoria de esa especie de profesor no numerario porque, al reconocer todo el mundo que estaba loco, las cosas quedaban claras. Obviamente pasaban por alto que mucha gente tiene igualmente por locos y malos a los responsables de la política israelí, que han encontrado en Ahmadineyad su demonio justificador. El mismo día, el primer ministro Netanyahu, que todavía no había contestado en público a las presiones de Obama, admitió tibiamente la eventualidad de un estado palestino pero, aprovechándose de la victoria del odiado Ahmadineyad, echó un capote a su ejército de colonos, cuyas rapiñas de tierras había condenado el presidente americano. Un alivio para los clérigos de Israel, que también son negros.

En Israel hay mucha gente decente que se opone a sus ejércitos del Señor, a sus colonos y a su Netanyahu. ¿Cómo de modernos son esos opositores de Teherán con los que, al fin, compartimos el mundo contemporáneo? ¿Son tan liberales como Rajoy y Zapatero o desean simplemente viajar, quitarse el velo y poder mandar mensajes por el móvil? De momento, sus clérigos, que se ven desahuciados - debe de ser terrible -, aplican lo que tienen: recuas de matones, textos sacros, torturas y chapuzas informáticas.

Esperando a ver qué hacen los chinos - una democracia popular sin pueblo, una avidez de nuevos ricos sin calmar -, las sociedades se mantienen cohesionadas por sus principios religiosos o por su sabiduría - y rutina - democrática. Los regímenes son talibanes o civilizadamente laicos. Eso en Irán los clérigos no lo quieren y la mayoría de la gente aún no lo sabe. Eso los clérigos no lo quieren en ninguna parte.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Cataluña, recta final

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Y si hay que repetir...

por Victoria Lafora

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies