La Guerra Fría está que arde

Actualizado 09/04/2008 2:00:21 CET

MADRID, 9 Abr. (OTR/PRESS) -

En Bucarest, Bush comunicó a Putin o Putin comunicó a Bush que la guerra fría se había acabado.. Era una frase tan confusa que un periódico lituano atribuyó el relato a Moratinos. En en su momento, lo de "guerra fría" fue un hallazgo literario. Ahora llega la caliente. De ahí la manía de Bush de instalar escudos y de sitiar a Moscú desde Ucrania y Georgia. Este hombre, que carece de decencia, también carece de cerebro, pero tampoco Clinton, que era más listo, se lució con Rusia. Gran señor y gran actor desde que en verano se fotografió con las tetas al aire en plan Taras Bulba, Vladimir Putin firmó autógrafos, se expresó en ruso con toda claridad y regaló a Estados Unidos un pasillo para que transportara porquerías a Afganistán. No se fía de Occidente, pero menos aun de los islamistas.

Bush no se entrevistó con Zapatero. Bush no tiene caridad y Zapatero no tiene ni zorra de inglés. ¿Cómo dejamos que un señor sin idiomas llegue a presidente? En este sentido, Rajoy está mejor preparado: habla un poco de gallego. La cámara captó la soledad del presidente para rechifla de sus adversarios. No pudo matricularse en Berlitz y el anterior presidente le hizo la cama antes de irse. En realidad, está pagando los desastres de su antecesor y, si los del PP no fueran gente tan rara, se lo agradecerían. Perdieron el poder por apoyar al chorlito americano, a quien Zapatero puso en su sitio. También puso en su sitio a Aznar, aunque en este caso el sitio fuera un consejo de administración. Para el PP la relación con Bush fue un desastre, pero gracias a ella Aznar se hizo rico, aprendió a chapurrear inglés y descubrió la que, según se señora, es su verdadera vocación: la de intelectual.

El tercer mosquetero de la pifia, Tony Blair, estaba dando una conferencia en la Catedral de Westminster sobre fe y globalización: "Hice lo que creí que era justo". Esa afirmación la tenemos oída, pero el antiguo gran hombre la pronunció con lo mejor de cada casa: con cinismo protestante y con católica hipocresía. Presentando a otro político que no viene al caso, Mark Twain dijo una vez que Inglaterra y Estados Unidos - iniciaban entonces sus cruzadas de rapiña conjuntas en defensa de la democracia - estaban unidos por la lengua ... y por el pecado. Es un alivio que a los católicos se les perdonen los pecados. A los protestantes solo los perdona la Historia.

Al volver de Bucarest, Putin siguió incordiando a los vecinos, dando prioridad a los de la OTAN. En un puente de Narva (Estonia), 260 camiones esperaron 55 horas a que les abrieran la frontera rusa. En 2006 fue peor: camioneros de Finlandia, Estonia y Letonia aguardaron una semana a que se les dejara pasar porque Putin había reclamado más eficiencia a sus aduaneros. Nunca ha sido fácil penetrar en Rusia. Cuando se les olviden los ultrajes a la antorcha olímpica, deberemos hacer una pinza con los chinos.

Agustín Jiménez.

 

OTR Press

José Luis Gómez

Cambios que hacen historia

por José Luis Gómez

Victoria Lafora

Montoro

por Victoria Lafora