Bromas, las justas

 

Bromas, las justas

Actualizado 04/10/2008 2:00:50 CET

MADRID, 4 Oct. (OTR/PRESS) -

No está el horno para bromas y las ironías de los políticos, que en tiempos mejores resultan tan atractivas, chirrían hoy en los afligidos bolsillos de los ciudadanos. Contestaba el otro día el presidente del Gobierno al portavoz del PP en el Senado y cerraba su respuesta con la gracieta de que en Wall Street estaban deseosos de escuchar las recetas de Rajoy para salir de la crisis. Vale. Es un recurso dialéctico que funciona pero que en boca del señor presidente puede resultar peligroso.

Por supuesto que en Wall Street ni saben quien es Rajoy, pero eso no es del todo preocupante; más duro es que se celebre una reunión de mandatarios europeos para afrontar la situación económica y ni se acuerden de avisar al señor presidente del Gobierno de España. Eso es mas chungo. Casi tan chungo como asegurar en EEUU que el sistema financiero español es el mejor del mundo para luego, al día siguiente, empezar a estudiar qué se podría hacer si algunos bancos de este mejor preparado país se fueran a pique. Las bromas y las ironías tiene un límite y por desgracia ese limite lo marcan los hechos de cada día, la terca realidad que obliga al señor presidente del Gobierno a agradecer a Obama su detalle con España, cuando en realidad la anécdota (repetida en el debate de aspirantes a la vicepresidencia de los EEUU) lo que ponía de manifiesto era el desconocimiento casi absoluto sobre España de buena parte del los políticos "made in USA" y lo exóticos que les debemos parecer cuando usan a nuestro país como un quesito del Trivial.

A mí, sinceramente, no me preocupa nada que en Wall Street no esperen a Rajoy y por el contario si me da un cierto recelo las fotos de un presidente del Gobierno de mi país solo en su soledad mientras el resto de los líderes dialogan entre ellos. Y me preocupa que el PSOE se burle del internacionalismo de Rajoy cuando su número dos, el inefable Pepe Blanco, aseguró en su momento que su candidato preferido era Obama, pero que no lo había dicho para no desestabilizar la campaña electoral. No creo que Rajoy sueñe con dar consejos en Wall Street, pero parece que Pepiño Blanco si cree que su opinión puede inclinar la balanza de las elecciones en USA. Todo es ponerse, claro, pero a ver si les sale mejor que los innumerables intentos de foto de Bush y Zapatero hablando sobre lo que fuera más allá de un lacónico y protocolario apretón de manos en una recepción multitudinaria.

Nuestra gran aportación al mundo ha sido sin duda el "diálogo de las civilizaciones" -que Turquía sigue muy de cerca- pero no contamos ni para "Sarko" a la hora de reflexionar sobre la crisis económica. Igual es el miedo que nos tiene Francia o lo asustada que está Italia con nuestra pujanza -ambas cosas según ZP en foros internacionales- lo que ha hecho que no inviten a España; también es posible que los que se reúnen sí consideran que están viviendo realmente una crisis y como nosotros solo tenemos desaceleración... Sea por lo que sea, ni estamos allí ni se nos espera. Y por dentro más de lo mismo: piden que tengamos confianza y exigen a la oposición -además de que se vaya con sus consejos a Wall Street- que no genere desesperanza. Y no lo debería hacer el PP, pero, por mucho que digan unos y otros, ni sólo con confianza se crea un puesto de trabajo ni semejante sentimiento nos los puede inyectar Gobierno ni oposición con palabras: hay hechos, familiares en paro, hipotecas, cesta de la compra, expedientes de regulación de empleo y tiendas de toda la vida que se van cerrando en el barrio entre lágrimas y débitos; hay autónomos que no duermen, contratos precarios que dejan de ser precarios para no ser nada y pequeños ahorradores que se plantean muy seriamente sacar el dinerillo del banco "por si acaso". Esto no desconfianza ni catastrofismo, señor presidente: es mi barrio, mi familia y yo, que no pienso ir a explicar nada a Wall Street porque el viaje me sale por un pico pese a la debilidad de dólar. Comprenderá que en un ambiente así, bromas, las justas.

Andrés Aberasturi.

OTR Press

Charo Zarzalejos

Juana no está en mi casa

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

Malala en Oxford

por Luis Del Val

Francisco Muro de Iscar

Universidades sin prestigio

por Francisco Muro de Iscar

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies