Cifras y hechos

Actualizado 11/03/2008 1:00:27 CET

MADRID, 11 Mar. (OTR/PRESS) -

Tras estas elecciones del 9-M han quedado de manifiesto algunas cosas sobre las que sería bueno reflexionar y, si fuera posible, acometer su reforma definitiva en la legislatura que comienza. Así, parece evidente una tendencia hacia lo que Llamazares repitió hasta una decena de veces en su noche triste: el "sunami bipartidista". También parece haberse demostrado que, pese a todos los pesares, es posible meter la cabeza en el injustísimo reparto de la tarta electoral como ha demostrado Rosa Diez y, por ultimo, que se mantiene ese absurdo llamado Senado al que nadie hace ni pizca de caso y por el que nadie pregunta.

No entiendo por qué, pero no hay forma de que una ley electoral, tan absurda a estas alturas de democracia, cambie de una vez y convierta las elecciones generales en eso precisamente, en generales, y no lo que ahora son: el reparto absurdo, incomprensible y, sobre todo, injusto de la voluntad popular. Resulta pesadísimo insistir en las cifras para demostrar -otra vez- que no es serio que prácticamente con el mismo numero de votos (algunos decenas mas el partido de Rosa Diez) el PNV consiga 6 escaños y UPyD tan sólo uno y casi de milagro. No e serio que Nafarroa Bay obtenga su escaño con 62 mil votos y a IU le salga cada uno de los dos que tiene por casi medio millón. Y sigan ustedes haciendo cuentas para comprender que este sistema de reparto, que tal vez fue bueno en las primeras elecciones, se ha pervertido por completo y ha institucionalizado el hurto evidente de la voluntad popular.

Pero es que no sólo es una injusticia aritmética sino un freno para todos y un contrasentido. Un freno porque parece imposible entrar en política si no es al amparo de los grandes y por eso es noticia de primera página que alguien como Rosa Díaz logre el escaño, endeudada, supongo, hasta las trancas. Y además de un freno a nuevas posibilidades, resulta que el reparto beneficia en cierta medida a los dos grandes (el "sunami" de Llamazares) pero sobre todo apoya y ayuda a aquellos que directa y claramente no pretenden representarnos a todos los españoles sino a unos pocos, catalanes, gallegos, vascos o canarios.

¿Estoy contra los nacionalismos? Personalmente si, desde luego, pero respeto incluso a los que desean la independencia siempre que lo hagan de forma pacifica. Lo que no puedo aceptar como lógico es que a unas elecciones que de denominan "generales" se admitan y se premien los localismos que tan sólo pervierten luego la gobernabilidad general mediante apoyos que no son sino chantajes encubiertos. Y el que no lo quiera ver así, pues que no lo vea, pero ahí están las cifras y ahí los hechos.

Naturalmente no niego la necesaria y beneficiosa representación de las comunidades, históricas o no; para eso debería estar el Senado y no está. Y seguirá sin estar porque no saben que hacer con él, porque el pobre Senado no le interesa a nadie, ni a los senadores; nadie se pregunta por los resultados del Senado porque es una Cámara en estado vegetativo y ni lo que allí se decide sirve para nada: vuelve al Congreso y nada cambia. Nació gafado y así sigue y seguirá hasta que alguien se decida a poner un poco de orden y coherencia en la Ley Electoral y, de paso, haga del Senado lo que podría ser y no es.

Andrés Aberasturi.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies