Colección de indignaciones.

Actualizado 07/02/2012 13:00:37 CET

MADRID, 7 Feb. (OTR/PRESS) -

Lo único positivo -y no del todo- es que alguien encendió una poco la calefacción de este país la noche del domingo, pero la leve subida de temperaturas ni siquiera llegó a todo el territorio y encima no llovía a gusto de todos. El resto es pura indignación, incredulidad ante cosas tan mal hechas que parecen imposibles, cabreo con los que rompen carreras e ilusiones, desasosiego general por lo que pueda venir de un partido que nunca -de momento al menos- volverá a ser ilusionante, aglutinador, cercano.

Lo de Contador y su condena a dos años de inactividad, clama al cielo y a la tierra. Lo ultras de la ortodoxia reconocen que la sentencia es brutal y absurda pero legal. Pues no: se invierte la carga de la prueba (nada menos) y algo que es absurdo y brutal no puede ser legal. Pero mejor dejar que en paz a la Justicia y pasar por alto las declaraciones de don José Manuel Soriano, magistrado del Supremo, que ni corto ni perezoso declaraba a "La Nueva España": "Si hay que meter en la cárcel a Urdangarin, pues se le mete" y más adelante sobre la no citación de la Infanta Cristina, asegura: "Pues habría que citarla. Si yo fuera el responsable de esa instrucción, claro que lo haría". La diferencia entre señor y señoría es que las señorías deber cortarse un poco a la hora de hacer declaraciones y más si están en el Tribunal Supremo. Que yo opine lo mismo que usted, don José Manuel, no quiere decir -creo- que los dos podamos o debamos decir las mismas cosas; yo soy un humilde periodista y usted un magistrado del Supremo. Aunque ya puestos, le preguntaría algo que me estoy preguntando -otro par de indignaciones- desde ayer: Air Europa le regala a Urdangarin cien mil euros en billetes de avión y el duque los quiere colar como gasto. Lo del duque no tiene nombre, vale; ¿Pero cómo se llama lo de Air Europa? ¿Qué va a pasar con todos los que tan generosamente -si se llega a demostrar- se han portado con las empresas de este señor?

Todo esto produce un malestar generalizado que lo debería ver mi medica. Pero va a ser que no. Me cuentan cosas increíbles de la responsable de Sanidad en Guadalajara, por ejemplo que no piensa sustituir a los médicos que falten por cualquier causa en los Centros de Salud y que quién ha dicho que no puede haber listas de espera, entre otras lindezas. Empezamos bien. Y para hacer amigos ha visitado algunos centros de la provincia y ni siquiera -me cuentan entre indignados y dolidos- ha tenido el detalle de saludar a los profesionales que estaban por allí. Hay más cosas, pero habrá que ir poco a poco y deseando que me desmientan estas informaciones. Cospedal sabe que se puede apretar en muchas cosas pero hay temas que no conviene retorcer más de la cuenta y menos aun desde una cierta y muy preocupante prepotencia.

Y el PSOE, que esa es otra historia.

OTR Press

Isaías Lafuente

Lógica aplastante

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Misioneros por el mundo

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

El arte de mentir

por Julia Navarro

Rafael Torres

Independencia F.C.

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies