Un enorme despropósito

Publicado 13/08/2016 8:00:29CET

MADRID, 13 Ago. (OTR/PRESS) -

Llevamos sin Gobierno ni se sabe el tiempo y Sánchez de chiringuitos y Rajoy de puente en funciones y aplazando como siempre las respuestas. La prima de riesgo está por los suelos y la deuda se coloca muy bien en los mercados. Darían ganas de implorar a la virgencita que nos deje como estamos si no fuera porque no hace falta pedir nada al más allá: de que sigamos así ya se encargan nuestros políticos y no poco medios que maltratan al líder de Ciudadanos, ese que, según el propio Felipe González, es el único que ha hecho una "acto de responsabilidad política desde las elecciones". Pues caña a Rivera desde todos los sitios por defecto o por exceso. Pero este es el país que tenemos. Y mientras los políticos descansan de tanta negociación, siguen ocurriendo cosas que sólo me atrevo a calificar de pintorescas.

Se supone que este es un Estado de Derecho, una democracia que ya no es tan joven como creemos y que se rige por una Constitución -que seguramente debe revisarse- y que a su vez se encarna en unas instituciones aceptadas en su momento por una inmensa mayoría de ciudadanos. Pues bien, aunque en el fondo uno piensa utópicamente que los viejos principios anarquistas siguen siento tan hermosos como imposibles, la lógica de un estado en un mundo global, en una Europa organizada y dentro de un sistema que nos puede gustar o no pero que es el que hay por ahora, no parece la más propicia para hacer desafíos personales.

Por eso sobrecoge escuchar a Otegui, ese "hombre de paz" según algunos visionario, afirmar tajantemente que "uno de esos sectores que es en este caso la izquierda soberanista ha tomado una decisión, que es que yo encabece las listas de EH Bildu para las próximas elecciones y esa es una decisión que la tomamos aquí, de manera soberana y con esa decisión vamos a ir hasta el final; no va haber tribunal, ni Estado, ni Guardia Civil, ni Ejército español que vayan a impedir eso". No sé cómo lo verá el hombre de paz, pero no me imagino a la Acorazada Brunete rodeando la casa del señor Otegui. En fin, son ganas de ser protagonista cuando su formación se va desangrando y yéndose a Podemos que le resulta algo más moderno que la enorme txapela del eterno Tasio Erkicia.

¿Y por Cataluña? Pues lo de siempre, haciendo la goma con el Tribunal Constitucional al que piden amparo para tener grupo parlamentario (y dinero) mientras se declaran en rebeldía contra él. Cosas que pasan. Pero me llegó al alma la frase de Tardá porque sonaba a trabalenguas: "Lo más importante es que nosotros nos mantendremos fieles al Parlament de Catalunya, si hay que desacatar, desacataremos" dijo; y podría haber añadido que el desacatador que los desacatare, buen desacatador será. Pero para eso ya estaba la diputada de la CUP Mieria Vehí asegurando que su partido no piensa acatar nada de nada: "Pese a la suspensión, seguiremos con el despliegue del proceso constituyente y no acataremos la resolución del tribunal".

No sé, pero estas cosas parece que sólo pueden pasar en España. Todo es un disparate que cada día se aleja más del sentido común, de la coherencia, de una cierta seriedad en la que el bienestar y la seguridad de los ciudadanos deberían ser el principal y único objetivo y no la coartada para este enorme despropósito.

OTR Press

Isaías Lafuente

Lógica aplastante

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Misioneros por el mundo

por Francisco Muro de Iscar

Julia Navarro

El arte de mentir

por Julia Navarro

Rafael Torres

Independencia F.C.

por Rafael Torres

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies