Andrés Aberasturi.- Con nuestras fuerzas unidas.

Actualizado 12/11/2011 13:00:42 CET

MADRID, 12 Nov. (OTR/PRESS) -

Aun queda algo más de una semana para las elecciones y en las agendas de los políticos muchos mítines aun y muchas declaraciones. Y el panorama de nuestro futuro, del de todos, tira más bien hacia el negro y no cuadra ni una sola cifra: aumenta el paro y seguirá aumentando, decrece la economía y ni en sueños alcanzaremos el déficit previsto por el Gobierno y exigido por Bruselas. Gracia es ya una ruina e Italia se desmorona antes de lo previsto porque en las quinielas de los gurús de la cosa, España iba antes. ¿Qué nos ha salvado y nos mantiene aun a flote? Las medidas que muy a última hora tomó el Gobierno de Zapatero de mala gana y tapándose la nariz, esas medidas de las que Rubalcaba duda aun y desde luego intenta no hacer suyas y Rajoy las contempla como de lejos sin terminar de mojarse con el único programa posible para este país y en esta hora, el mismo programa que ofreció Churchill a los ingleses en tiempos aun más trágicos: sangre, esfuerzo, lagrimas y sudor. Metamos en un paréntesis la sangre pero recordemos también el final de aquella alocución: "Venid, pues, y vayamos juntos adelante con nuestras fuerzas unidas". Y es ahí donde no creo que vayamos a acertar.

No sé si el gobierno de concentración del que hablaba Durán sería un exceso, pero lo que está claro son varias cosas: que el PP no debería de ninguna manera -ni con mayoría absoluta- caminar sola o con pactos en los que no estuviera el PSOE involucrado; que el PSOE no debería dar la espalda en un tiempo tan convulso como el actual a un probable gobierno del PP; que la banca y los grandes empresarios tendrían que arrimar el hombro renunciando a parte de los beneficios aunque los beneficios no sean hoy lo que en su tiempo fueron; que los sindicatos, con la que está cayendo, no pueden pasarse el día debajo de la pancarta en cruzadas claramente partidistas y exclusivamente políticas.

Aquí o lo pasamos mal todos -aun peor- o nos caemos con todo el equipo. Pero ese "pasarlo mal" no puede recaer siempre sobre los mismos y habrá que repartir las aportaciones y tendrá que seguir siendo válido eso de que más dé quien más tenga, pero de verdad, sin apaños legales ni triquiñuelas contables. Los del salario están ya muy asfixiados y a los autónomos -con excepciones- no les llega la camisa al cuello. Se puede recortar el gasto y se puede aumentar la recaudación, pero hay que querer hacerlo aunque sea más fácil y más tentador subir el IVA.

OTR Press

Esther Esteban

Aaron ya descansa en paz

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Felipe y Aznar

por Fermín Bocos

Antonio Casado

Incomparecencias

por Antonio Casado

Fernando Jáuregui

Todo es subsanable, presidente

por Fernando Jáuregui