Gobernar para mañana

Actualizado 26/06/2007 2:00:41 CET

MADRID, 26 Jun. (OTR/PRESS) -

Después de leer en 'El Mundo' la increíble ascensión política y la compulsión compradora de la señora Munar, líder de Unió Mallorquina, pero, sobre todo, después de lo que hizo el PP balear con el puñadito de votos de esta negociante, lo mejor que ha podido hacer Matas es emigrar a los EEUU. En política no se puede caer tan bajo y prestarse a casi todo, incluso cuando no se necesita, como inversión a medio plazo. Ya se ven los resultados. Pero cuando uno defiende lo de la segunda vuelta y el arreglo el ajuste, en general, de nuestro sistema electoral, se te tiran como leones incluso los más perjudicados por una Ley que pudo servir en su momento pero que hoy es un péndulo que eleva o golpea a los partidos mayoritarios.

Lo de la señora Munar además de un original partido político con tentaciones xenófobas, tiene todo el aspecto ser un chiringuito financiero y ya hay un juez y un fiscal (presionado al parecer para que olvide el tema) mirando con lupa los millones de la "Munar S.L." como titulaba "El Mundo". Pero insisto: el PP se ha ganado a pulso su derrota como se la está ganando el PSOE, aunque las ansias de pillar poder le impidan ver la catadura política de semejante socio. En las municipales la cosa es muchas veces de escándalo, pero las generales no se quedan atrás.

A la pobre Izquierda Unida le costó cada escaño en el 2004 nada menos que casi 254.000 votos y al PNV menos de 60.000. Dicho de otra forma: a IU le votaron el 4,96% y al PNV el 1,63%. ¿Qué logró IU con 1.269.532 votos? Logró cinco escaños en el Congreso mientras el PNV, con menos de la tercera parte de los votos de IU, está representado con siete escaños. Pero es que si sumamos los porcentajes de los tres partidos estatales (POSE, PP e IU) resulta que representan la voluntad del 85% de los ciudadanos mientras el 15% restante se lo dividen partidos y coaliciones nacionalistas. Me lo expliquen como me los expliquen, no tiene lógica ni es fácil gobernar un país con este sistema. Conste, antes de que me tiren la primera piedra, que creo que la democracia se basa en el respeto a las minorías y que, en el caso de España, los partidos nacionalistas tienen todo el derecho del mundo a tener la representación que se considere conveniente, pero no "esta" representación.

Para eso se inventó el Senado que sigue como un zombi que nunca llegó a vivir esperando desde que se creo, la famosa reforma que nunca llega aunque siempre se promete. Entre los dos grandes partidos hay una mezcla de temor e intereses que mantienen las cosas sin que nadie se atreva a cambiarlas. Pues vale, así va la cosa y así surgen las Munar S.L. y el "plan b" de Esquerra que consiste, al parecer, en "desconectarse" económicamente de Madrid (¡qué pensara el empresariado catalán de esta desconexión!) mientras los socialistas navarros negocian con Na-Bai por libre y a su aire. ¿Se convencerán alguna vez que cuatro años no es nada y que no es bueno hacer política sólo para mañana? Matas puede contarles algo sobre eso.

Andrés Aberasturi.