Ese granito en la frente.

Actualizado 27/11/2012 13:00:43 CET

MADRID, 27 Nov. (OTR/PRESS) -

Visto así, un poco desde fuera, no me extraña que España siga apasionando a los medios extranjeros que, como los próximos peces que se avecinan, beben y beben y vuelven a beber en esta especie de "huevo Kinder" en el que se ha convertido este país tan hermoso como contradictorio, tan inexplicable como sorprendente.

Sobre nuestras cabezas está cayendo la mundial en forma de parados, de prima de riesgo, de recortes y más recortes que ya casi se nos puede ver sólo en silueta y hete aquí que lo que más nos preocupa es el resultado de unas elecciones catalanas que en mala hora se le ocurrió convocar al presidente Mas. Tenemos a media España en huelga de algo -la otra media tiene convocada la huelga para mañana- y la preocupación aquí y ahora es qué diablos va a hacer Mas tras su fracaso. Y aquí los compañeros empeñados en leer las claves de ese tópico que tanto nos gusta repetir tras unas elecciones: las urnas han hablado. Pues habrán hablado, pero reconozco que yo no he entendido nada de los que han dicho en Cataluña. Lo que me parece inmoral es que hablen de triunfo y se feliciten los que claramente han perdido su opción, CIU que por mucho que haya ganado se ha dado el gran batacazo y PSC porque su descalabro ha sido menor del que predecían las encuestas. Si eso es un triunfo o al menos algo digno de autofelicitación, entonces apaga y vamonos. Lo único claro es que Mas, que pedía votos prestados, lo que ha conseguido es prestar votos y el resto ya lo negociaremos en cómodos plazos.

Y como esto no es suficiente, nos sale ETA y su habitual comunicado que ya empieza incluso a pasar casi desapercibido; antes, cuando entonces, se paraban las rotativas ante el anuncio de estas cosas de la banda terrorista y ahora apenas ocupan unas líneas y apenas preocupan unas columnas. Y vuelve a amenazar e insisten a los gobiernos de España Y Francia para que retiren "las fuerzas de ocupación del "su" territorio. Es otro mundo.

Y mientras todo esto pasa ¿quién se ocupa de los parados, de los impuestazos, de lo que podemos perder en Europa? Se supone que el Gobierno de Rajoy, tan siempre ensimismado el hombre, tan siempre ausente que solo doña Soraya le hace visible cuando le nombra.

España puede ser todo lo europea que queramos, pero sigue empeñada en ser su propia víctima: se desangra por una herida enorme en el costado laboral pero ella parece sólo preocupada por un granito que, a cada poco, le sale en la frente según se mira a mano derecha.

OTR Press

Fernando Jáuregui

Ni 'pleno escoba', ni nada

por Fernando Jáuregui

Francisco Muro de Iscar

Jóvenes: apolíticos, pero familiares

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

Colaboradores necesarios.

por Isaías Lafuente

Julia Navarro

Cosas

por Julia Navarro

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies