No es conspiración, es votación

 

No es conspiración, es votación

Publicado 17/03/2015 12:00:15CET

MADRID, 17 Mar. (OTR/PRESS) -

Cada vez entiendo menos qué pretende exactamente Podemos y lo que me tiene definitivamente asombrado es la manía que les ha entrado de que hay una conspiración de todos contra ellos no sé si orquestada o no por los medios de comunicación, esos medios que Pablo Iglesias pretende regular si llega al poder de la misma forma que lo ha hecho Correa en Ecuador: lo que en medio mundo se ha calificado como "ley mordaza". ¿Sería Pablo Iglesias partidario de algo semejante? La respuesta es categórica: "Absolutamente. Si el derecho a la información es un derecho democrático, la concentración de la propiedad es incompatible con ese derecho" ha dicho el líder de Podemos.

Y resulta curioso que esto lo afirme alguien que ha llegado a donde ha llegado porque una cadena de televisión -o dos- en manos del capitalismo puro y duro, le han dado la cancha y el altavoz que su humilde "Tuerka" no hubiera tenido nunca. No hace falta abundar pero que nos expliquen quién va a regular esos contenidos ¿los ciudadanos votando por Internet cada día con qué noticia quieren que se abra el informativo de esa mañana? Es que no se puede hablar tan alegremente y de forma tan continuada de "lo que diga la gente, el mandato del pueblo" porque eso es una utopía absurda imposible de poner en práctica. ¿Quién va regular los medios? ¿Quién va a elegir a esos reguladores? ¿Quién va a financiar unos medios regulados? Es todo tan elemental, que llega un momento en que ya cansa. Naturalmente no creo que lo vaya a repetir -y menos desde la cadena que le ha hecho la carrera, pero Pablo Iglesias llegó a decir -y ahí está internet- que la existencia de medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión". Qué horror. Pero mientras lleguen al poder, insisten: Pablo Echenique acaba de proponer un organismo independiente que califique y "etiquete" la calidad de los informativos de las teles públicas y privadas. Es que da miedo, la verdad.

Pero lo más grande es el cabreo que agarran cuando uno escribe estas cosas y no digamos cuando se les pregunta por el impresentable Súper Maduro -ya ha conseguido tener todo el poder en su mano- y la pobre Venezuela. Saltan como resortes -sin condenar nunca al gobierno del Súper Maduro- y no entienden ni que los medios aun no regularizados gracias a la democracia de la casta, ni los demás partidos que compiten contra ellos, hablen de otra cosa: es una conspiración. Pues no, hijos, ha sido una votación en la que vosotros os habéis opuesto en Europa a exigir al Gobierno de Venezuela un mínimo de garantías democráticas.

Lo que no se puede es quedar bien con todos y pretender que lo que se dice y se escribe hoy se olvide mañana. La red está llena de testimonios vuestros sobre Chávez y el chavismo y uno comprende que ahora no os venga del todo bien; vale, pues tened lo que hay que tener para retractaros públicamente porque públicamente os habéis retratado demasiadas veces.

La política, la gobernación de un país que está en la Unión Europea, en la OTAN etc. y que tiene casi 47 millones de habitantes, no es una ocurrencia bonita ni la suma de unas cuantas buenas intenciones. La cosa es más compleja por desgracia y no se limita a titulares genéricos, frases que suenan bien o sueños imposibles. No es el momento de recordaros cómo va Grecia porque tampoco quiero cabrearos más. Pero al menos, no queráis etiquetar el medio en el que escribo ni me pongáis un comité para que regule lo que pienso. No os imagináis -porque no lo habéis vivido- a qué suenan esas propuestas.

OTR Press

Luis Del Val

Algunos trabajan

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

La gran estafa

por Antonio Pérez Henares

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies