Ya nadie dice adiós

 

Ya nadie dice adiós

Actualizado 01/03/2007 1:00:24 CET

MADRID, 1 Mar. (OTR/PRESS) -

Uno empieza a dudar ya muy seriamente si la decisión de no emitir la entrevista de quintero por TVE fue un intento de proteger el honor de presuntos insultados o más bien la fórmula más sencilla para que tales insultos llegaran a un numero de personas bastante mayor que si se hubiese emitido. No sé cual es la audiencia media del programa de Jesús Quintero, pero sí sé que entre Internet, diarios, ruedas de prensa y reproducciones varias, lo que dijo José María García sobre Aznar, Blesa y don Florentino lo sabe ya media España y no parece que media España sea la audiencia de RTVE.

No voy a entrar en las opiniones de García -que reta a TVE a que le digan a quién insultó- ni en el derecho de los presuntos insultados a querellarse contra el periodista. Pero si cada vez que los políticos se dicen cosas bastante más fuertes y trascendentes que las dichas por García, TVE terminará no emitiendo ni los debates sobre el estado de la nación, porque que Aznar este amargado o no, parece menos delicado a acusar a alguien de querer que ETA siga matando (oído en el Congreso).

Mira que me gustan poco las conspiraciones, pero esta censura huele raro y mucho más cuando han pasado días de la toma de posesión del nuevo presidente de RTVE. El detalle "heroico" lo puso la propia casa no censurando las críticas que García hacía del señor presidente de la corporación, o lo que sea ahora, RTVE: "Yo me sacrifico y me trago los sapos pero no consentiré que otros se vean en semejante trance" ¡Por Dios, qué detallazo, qué honradez, qué ejemplo a seguir, qué bonito¡

Y al fin habla Quintero muy afectado, claro, por lo ocurrido. Yo a Jesús le quiero mucho, le quiero a él y al personaje que se ha creado/creído y la verdad es que me esperaba otra cosa. Discrepa Quintero, le parece desmedida la decisión de RTVE, y hace bien, asegura que "se ha pretendido levantar una polvareda para enturbiar mi trayectoria" y no hace ni bien ni mal sino de ego-Quintero, para luego añadir algo que es lo que me sorprende: "no he presentado mi dimisión porque no me considero culpable de nada, en cualquier caso, víctima"... "para no defraudar a los millones de espectadores que han encontrado en el programa una alternativa y mandar al paro a más de cuarenta profesionales que trabajan en este programa".

Vale. En realidad al paro nos han manado a más de cuatro mil profesionales hace unos días en esa misma casa, pero bien está que se preocupe del problema laboral del país y que no quiera defraudar a los "millones de espectadores". Vale, Jesús, te creo. Pero el mundo no cambia y si has sido víctima una vez y sigues, la segunda vez ya casi no duele y la tercera "ellos" saben que pueden contar contigo. Supongo que el mundo no cambia pero los tiempos sí. Por mucho menos de lo ocurrido, antes, cuando entonces, algunos decíamos adiós desde la puerta con tranquilidad y sin indemnización y empezábamos a buscar colaboraciones y hasta escribíamos discursos para mantequeros ilustres para llegar a fin de mes. Por cierto: a los mantequeros les gusta mucho que les intercales un par de versos de Neruda aunque no sepan ni quién es. Lo digo por si alguien se anima, pero creo que ya nadie sabe decir adiós a tempo.

Andrés Aberasturi.

OTR Press

Esther Esteban

Esos locos bajitos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Fuera van ganando

por Fermín Bocos

Charo Zarzalejos

Sin derecho a la sorpresa

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies