Las dos preguntas del 20-N.

Actualizado 24/11/2011 13:00:47 CET

MADRID, 24 Nov. (OTR/PRESS) -

La barrida del PP en las urnas del 20 de noviembre ha puesto en circulación la pregunta que anima el cotarro político y mediático de estos últimos días: ¿Será capaz Mariano Rajoy de encontrar la fórmula para salir del atolladero económico que nos paraliza desde hace tres años?

De momento sabemos que los mercados no se han unido a las celebraciones del ganador. Ni la Bolsa ni la prima de riesgo le han hecho la ola. Sus reacciones han sido más bien desapacibles. Eso, por un lado. Por otro, sabemos también que el futuro presidente del Gobierno ya le ha dicho a la canciller alemana, Angela Merkel, que España sabrá cumplir sus compromisos en materia de equilibrio fiscal porque "este es un país serio".

Poco más allá podemos ir en la tarea de responder a la pregunta de si el nuevo Gobierno acertará en el objetivo de sanear la economía española, agobiada por la deuda, el déficit público, el desempleo y, lo peor de todo, el estancamiento de la actividad productiva. Pero tampoco tiene sentido sumarse a la presión política y mediática que se está ejerciendo sobre Rajoy para que impulse desde ya mismo las medidas de ajuste reclamadas por los mercados y las autoridades europeas.

No procede meter prisa al presidente "in péctore". Y mucho menos conminarle al inmediato nombramiento de un ministro de Economía "avant la lettre", que supuestamente sería un elemento tranquilizador. Desde la dirección del PP se hacen llamamientos a la serenidad. Con razón. Las cosas hay que hacerlas bien y a su debido tiempo. No tiene sentido apresurarse sin esperar a que termine el traspaso de poderes y la consabida liturgia del relevo en Moncloa porque el Gobierno Zapatero está en "en funciones" pero plenamente operativo.

Si de la barrida del PP brota la pregunta de marras, el hundimiento del PSOE ha puesto en circulación la segunda de las grandes interrogantes del 20 de noviembre: ¿Será capaz el PSOE de sobreponerse a su debacle electoral para volver a desempeñar cuanto antes su papel como pilar izquierdo de la centralidad política española?

También en este caso la pelota está en el aire, con la convocatoria en ciernes de un congreso federal del partido (primeros de febrero en Madrid) en el que solamente una profunda renovación de ideas y personas puede devolverle la capacidad institucional de influir en la vida política nacional desde el poder, como antes, o desde la oposición, como ahora. En este caso, como contrapeso constructivo del todopoderoso PP salido de las urnas territoriales de mayo y las estatales de noviembre.

Ni siquiera conocemos a los candidatos a suceder a Rodríguez Zapatero en la secretaría general. Para que el elegido salga sobrado de legitimidad sería bueno que la militancia pudiera elegir entre dos o más candidatos.

 

OTR Press

Charo Zarzalejos

Antes y después para el PP

por Charo Zarzalejos

Luis Del Val

El catalán errante

por Luis Del Val

Fernando Jáuregui

Vuelve, PP, que te perdonamos

por Fernando Jáuregui

Julia Navarro

El botín

por Julia Navarro