Mineros sobre Madrid.

Actualizado 03/07/2012 14:00:47 CET

MADRID, 3 Jul. (OTR/PRESS) -

Mientras la columna de los mineros marcha sobre Madrid, se salda con un fracaso total el intento negociador de este lunes entre el ministro de Industria, José Manuel Soria, y los representantes sindicales de estos trabajadores. El ministro dio por innegociables los recortes ya decididos y ya plasmados en los Presupuestos Generales del Estado, sin otra opción que la de negociar las subvenciones oficiales al sector -por supuesto, a la baja- en el periodo 2013-2018.

Aparte de las mayores o menores posibilidades de negociar en el marco propuesto por el Gobierno, lo reseñable del desenlace de la mencionada reunión es el visible grado de irritación expresado por los líderes de los sindicatos mineros. Según ellos, las propuestas del ministro Soria son una "provocación" y un "incumplimiento más achacable a la gestión de este ministro", al que acusan de prepotencia y de abusar de la mayoría absoluta del PP en las elecciones generales, hasta el punto de "incumplir lo pactado".

Así están las cosas mientras crece el temor al ejercicio de la violencia por parte de los mineros. El temor se centra en la cada vez más próxima fecha de la llega de la llamada "marcha negra" a Madrid. Para el día 11 está prevista la confluencia de los mineros en la capital de España después de su larga marcha a pie, a la que hace unos días se sumaros los secretarios generales de la dos grandes centrales sindicales, Cándido Méndez (UGT) y Fernández Toxo (Comisiones Obreras), como muestra de solidaridad.

No parece que los mineros estén dispuestos a bajar los brazos. Y el Gobierno, tampoco, pues no se apea de su posición: cierre de las minas en 2018, como manda Bruselas, e innegociable recorte de las subvenciones en ese 63 % ya recogido en los Presupuestos Generales del Estado del año en curso. "Es incomprensible que se nos convoque a una reunión para insistir en que los PGE de 2012 están cerrados", han declarado los representantes de UGT y CC OO que acudieron al encuentro con el ministro.

Tanto dichos representantes de los mineros como los empresarios de este sector tradicionalmente subvencionado creen que el Gobierno se guarda alguna carta para ponerla sobre la mesa negociadora y evitar al final que en Madrid se repitan los actos violentos que ya se han visto en zonas de Asturias y León, sobre todo. Pero el ministro Soria les ha venido a decir que eso no es cierto y que pierdan toda esperanza que no sea la negociación del plan de ayuda al carbón para los próximos seis años, pero en clave restrictiva y con la vista puesta en el cierre de las explotaciones no rentables a finales de 2018, que es lo que han decretado las autoridades de la Unión Europea.

En el Ministerio del Interior se está estudiando un operativo destinado a prevenir la acampada de los mineros en el paseo de la Castellana. La preocupación es máxima por temor a que los mineros usen la violencia contra edificios oficiales en Madrid. Sería lamentable que el conflicto estuviera avocado al desorden público y esa violencia urbana de mal recuerdo en el conflictivo sector de la minería.

 

OTR Press

Esther Esteban

Cuerpo a tierra en el PP

por Esther Esteban

Pedro Calvo Hernando

Alberto la lía y Pedro se consolida

por Pedro Calvo Hernando

Fermín Bocos

La orfandad del PP

por Fermín Bocos