Montilla, el abanderado

 

Montilla, el abanderado

Actualizado 10/07/2010 14:01:01 CET

MADRID, 10 Jul. (OTR/PRESS) -

"Como catalán, catalanista. Y como español, federalista". Así suele definirse el presidente de la Generalitat, José Montilla, cuando le sale al paso la vieja cuestión. "No soy nacionalista pero sí quiero para Cataluña los elementos que le permitan desarrollarse como Comunidad Autónoma propia y diferenciada dentro del Estado español", dijo en una conferencia pronunciada en Madrid en marzo de este año.

En esa maraña de conceptos hemos de encajar al Montilla que parece echado al monte después de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional (sólo el fallo, en realidad, porque la sentencia está todavía pendiente de publicación en su integridad) sobre el Estatuto de Autonomía aprobado por el Parlament y las Cortes Generales, antes de ser ratificado en referéndum popular por los catalanes.

En vísperas de la marcha catalanista, convocada para este sábado en Barcelona para protestar contra el mencionado fallo del alto tribunal, la conducta política de Montilla refleja la indisimulada intención de competir con los nacionalistas de toda la vida. Hasta el punto de reprobar la conducta de su propio partido, el PSOE, por no aplicar su confesión federalista al principio descentralizador del poder.

"El PSOE se ha dejado comer la moral por el PP. Eso explica que no apueste por el federalismo, cuando tiene una ejecutiva que se llama federal", declara. Alguien podría responderle que tampoco se entiende que alguien que se llama socialista ejerza de nacionalista. Pero eso es lo que hay. Y es evidente que el actual presidente de la Generalitat, andaluz de nacimiento, está jugando a convertir en bonus electorales lo que él interpreta como un "agravio a la dignidad de Cataluña".

Está en su derecho. Incluido el de ponerse a la cabeza de la manifestación este sábado. Pero, como gobernante, debería saber que el derecho de manifestación puede colisionar con el deber de cumplir la ley. Y es el caso que si lo del sábado en Barcelona no es insumisión institucional, se le parece mucho. Más allá de las contrariedades de partido, el lema elegido no expresa precisamente el debido acatamiento del reciente fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. A saber: "Somos una nación. Nosotros decidimos".

Si hemos de ser coherentes, a Montilla le cuadra el sambenito del desacato que el abajo firmante ha colgado a los gobernantes autonómicos que se declaran incompatibles con la Ley del Aborto. Además, la marcha catalanista del sábado en Barcelona va contra un pronunciamiento del Tribunal Constitucional que, entre otras cosas, nos recuerda que en España solo hay una nación. Un principio inequívocamente contestado en el lema elegido para la manifestación.

OTR Press

Esther Esteban

Esos locos bajitos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Fuera van ganando

por Fermín Bocos

Charo Zarzalejos

Sin derecho a la sorpresa

por Charo Zarzalejos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies