Nunca es tarde.

 

Nunca es tarde.

Actualizado 18/09/2008 2:00:21 CET

MADRID, 18 Sep. (OTR/PRESS) -

Ya fue una buena noticia en su día, a principios de año, que el Gobierno de la Nación activase los mecanismos para hacer posible una medida de salud pública: la ilegalización de los dos partidos políticos rescatados del trastero histórico para blanquear las consabidas pretensiones de ETA y sus amigos. Uno, el PCTV (Partido Comunista de las Tierras Vascas), la carcasa de aquellos para las últimas elecciones autonómicas. El otro, ANV (Acción Nacionalista Vasca), la otra carcasa vigente hasta hace tres días, pensada en este caso por los amigos de Eta para las últimas elecciones municipales.

Pero si entonces fue buena noticia aquella reactivación de los mecanismos del Estado de Derecho, en el ejercicio de la legítima defensa frente a quienes aspiran a dinamitarlo -la metáfora es perfecta-, mejor noticia es levantar acta del resultado. En esta causa del Estado contra los amigos de Eta, el pasado martes tuvimos ocasión de celebrar la ilegalización y consecuente disolución de ANV, por unánime decisión de la sala especial del Tribunal Supremo. Y es muy posible que antes de terminar la semana podamos celebrar también la muerte legal del otro de los dos partidos impugnados por la Fiscalía y la Abogacía del Estado: el PCTV, representado en los nueve escaños que obtuvo en las pasadas elecciones vascas.

Es una viva muestra de la fuerza tranquila del Estado de Derecho contra quienes pretenden hacer política fuera de la ley. Un nuevo frenazo al nacionalismo que aterroriza, después del frenazo del Tribunal Constitucional al nacionalismo que gobierna (plan Ibarretxe bis). Desde este martes, ANV es ilegal. El partido queda disuelto y sus bienes intervenidos, en aplicación de la Ley de Partidos Políticos alumbrada en junio del 2002 con el consenso de los dos grandes partidos políticos nacionales y el posterior respaldo del Tribunal Constitucional.

La noticia es buena en sí misma y no vienen a cuento los reparos del PP que parecen darle más importancia al por qué no antes que al más vale tarde que nunca, con tal de dejar al Gobierno por oportunista. Da pereza recordar una vez más que, desde el punto de vista técnico, sólo pudo iniciarse el proceso de ilegalización cuando hubo pruebas suficientes de que ANV y PCTV están política y económicamente vinculadas a Batasuna, que a su vez es un instrumento de ETA, según reiterada doctrina de los tribunales. Y desde el punto de vista político, es evidente que jugó el sentido de la oportunidad (al constatarse el fracaso de los tratos del Gobierno con la banda terrorista).

Ambos elementos son compatibles: existencia de pruebas policiales y aplicación del principio de oportunidad. Pero sin pruebas hubiera sido inútil la elección del momento "oportuno" para instar la exclusión de ANV y PCTV del Registro de Partidos Políticos. De modo que, insisto, carece de sentido mirar al retrovisor si la dicha es buena. Y tiene un sentido pleno celebrar esta buena noticia como un paso más en la lucha contra el terrorismo.

OTR Press

Esther Esteban

El árbol y las nueces

por Esther Esteban

Carmen Tomás

Donde más duele

por Carmen Tomás

Julia Navarro

"Un instrumento más"

por Julia Navarro

Fermín Bocos

Trump y la ONU

por Fermín Bocos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies