La gangrena del odio

 

La gangrena del odio

Publicado 04/07/2017 8:00:12CET

MADRID, 4 Jul. (OTR/PRESS) -

Cuando en "Estepaís", llamarlo por su nombre milenario está progremente estigmatizado, un individuo, condenado anteriormente a dos años de cárcel ya por apología del terrorismo, sin haber cumplido un solo día, por supuesto, puede escribir y difundir que "muchos temporeros durmiendo al raso están en peores condiciones que Ortega Lara y sin haber sido carceleros torturadores", al cumplirse el 20 aniversario del que secuestrado por ETA paso 532 días enterrado en vida en las condiciones más atroces e inhumanas, sin que de inmediato sea detenido es la prueba más que evidente de que está gangrenado de males muy profundos. Tan profundos como el odio, la cobardía, la perversión ética y la indefensión.

Cuando este individuo, Pablo Hásel es abrazado como final de mitin por los dirigentes máximos, Pablos Iglesias, Errejón & Cia en aquel momento de emergencia y euforia, de un partido con cinco millones de votos, y ahora en pleno cortejo con el PSOE, es que una parte muy importante de nuestra sociedad parece haber perdido o peor aún, ha manipulado, la memoria y la razón y la ha sustituido por la peor de las miserias morales y el más alucinado rencor sobre el resto de los españoles que no comparten tal infamia.

En España, yo sí voy a emplear la palabra prohibida, pueden vocearse tales cosas y tantas otras de manera continua y hasta pasando de la palabra a la obra, contra todo y todos a los que se trata peor que a sabandijas bien sea por sus creencias, si estas son cristianas y católicas, políticas, las "satánicas" derechas o por su profesión, no te digo si es torero, todo y más está no solo consentido sino que supone transitar por el pensamiento maravilloso y que inscribe a uno entre los "buenos". No compartirlo supone el anatema, caer en el lado oscuro de la fuerza, ser culpable y cómplice de toda la maldad humana y, como definición y condena perpetua, ser un "facha", insulto máximo y definición definitiva de la que ya no se librará de por vida y ni después de muerto tampoco.

Aquí se puede expandir la infamia y el odio a raudales y sin freno alguno, la bula es total y los altavoces entregados. Es más, ellos poseen en exclusiva y aplican a su antojo, la vara de medir y la sentencia ya dictada para determinar que cualquier réplica sea considerada, esa sí y a su antojo ideológico, como delito de odio. Lo suyo es, ya se sabe "amor". Pero lo que es ya y sin paliativos es un cruel esperpento, una vileza continua. Aquí calificar de torturador al torturado, asesino al muerto y negar derechos de persona a todo aquel que no es de la propia secta es la moneda común y de libre tránsito. Pero describir a alguien por su peso, emplear el neutro en castellano o calificar una masacre terrorista por la fanatización religiosa que la inspira te convierte, sin defensa que valga, en convicto de fobia, en reo con cadena y bola y condena a la tiniebla. En tales sendas estamos y con visos de que nos metan, y sin apenas resistencia, cada vez mas y más profundamente por ellas. Algunos no vamos a dejarnos. Odio y vileza son, cada vez más, las señas de identidad, de quienes se pasan los días denunciándolo en los otros. En los que aguantan, lo sufren y callan.

OTR Press

Isaías Lafuente

El 20S

por Isaías Lafuente

Francisco Muro de Iscar

Políticos trileros, troleros, tramposos

por Francisco Muro de Iscar

Fernando Jáuregui

Presos políticos, dice Iglesias

por Fernando Jáuregui

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies