Murcia, las varas y los trágalas

 

Murcia, las varas y los trágalas

Publicado 04/04/2017 8:00:20CET

MADRID, 4 Abr. (OTR/PRESS) -

En una cosa, en lo de Murcia tiene razón Ciudadanos. Pedro Antonio Sánchez se comprometió a dimitir si resultaba imputado, ahora investigado. O sea, en la fase previa a ser acusado o no y llevado a juicio por ello. A nivel nacional el pacto PP-Ciudadanos contempla que solo cuando se abre ese juicio oral es exigible la dimisión. Pero Sánchez firmó lo otro. En eso tiene razón Ciudadanos. Pero a partir de ahí no la tiene absolutamente en nada. Y lo peor es que algunos de su propia cúpula, aunque no se atrevan a decírselo a Rivera, lo saben y lo temen.

La primera es lo de las prisas, en un caso, y tragaderas por el otro. O sea, que no se da tiempo a que el juez de Murcia dictamine, ni a la previa cuestión de presunción de inocencia ni siquiera al daño irreversible y a conculcar aquel principio se suponía que sagrado en un estado de Derecho de que es preferible liberar a un culpable antes que condenar a un inocente, pero sí que se acelera a fondo y deprisa, deprisa, y llevado por el PSOE del ramal, a votar la moción de censura no sea que la Justicia, antes de que los políticos coaligados para el caso dicten sentencia, decida no si es culpable o inocente es que ni siquiera le acusa de nada.

La segunda es la vara. Dejando aparte que esa ya está comprobado no es la misma en casos idénticos, por ejemplo en Granada, donde ya cambiaron un alcalde del PP por eso pero por lo mismo sostienen al socialista que ellos mismos pusieron, y mirando en exclusiva a Murcia para el PSOE no es ya no haya vara lo que hay son tragaderas de ruedas de molino. A ellos se lo consienten todo, todito. Que se la metan doblada, presentando "su" moción de cambio de presidente y rechazando la suya de convocatoria de elecciones. Luego que si la votarían si se iba a las urnas, luego que ya "si eso" que dentro de seis meses y después que una Auditoría y una reforma del Estatuto. Que los llevan del ronzal y se nota pero ellos, si es el PSOE quien tira, tragan. Ah! Y con Podemos. Porque con quienes se alían además es con Podemos y que no vistan la mona ni hagan asquitos. Unen sus escaños a los de un partido que ha aceptado un golpe de estado e insulta a los presos políticos por defender a su patrón Maduro, que convierte a los linchadores de Alsasua en victimas y a los guardias civiles y sus parejas agredidas en broncas de taberna y que pretende expropiarnos el derecho constitucional de decir a todos los españoles para entregárselo por zonas exclusivamente a los separatistas. Eso a Ciudadanos le parece que no impide el votar con ellos un gobierno. Que son cosejas ante la extrema urgencia de echar a Pedro Antonio Sánchez según Girauta "acusado de gravísimos delitos de corrupción" que en realidad luego ni saben siquiera cuales son más allá del enunciado del caso, como demostró Villegas en TVE escapando de la pregunta y sin enunciar uno solo, un hecho, de ellos.

Y en el pantano y con quien se están metiendo en el cenagal es la tercera. Porque, y si no saben, el candidato murciano Rafael González Veracruz a quien antes conocíamos más por su hija la otrora dirigente sanchista y diputada nacional María González Veracruz, lo único que quiere es pillar poder como sea, aferrarse a él como un náufrago y sobrevivir personalmente aceptando en apariencia lo que sea y al coste que sea, aunque se quedara en 13 escaños de los 45 que tiene la Región. Que ahora les acepta ya no pulpo, sino tiburón como animal de compañía, porque lo que quiere es la silla. Y que los cuatro de Cs de Murcia, aunque no lo sepan en Madrid, están como locos por la música. Aunque esto pueda causar a su partido a nivel nacional otra sangría de votos y dañar su cada vez más cuestionada fiabilidad y no digo ya si exculpan judicialmente a quien ellos han prejuzgado y condenado. En cohabitación y encame con el PSOE... y no se haga como que no, con Podemos. Ya lo han hecho en otros lugares y, aunque le pongan sordina, lo están pagando caro. Que se miren en lo que se quedaron y aun peor se están quedando en Castilla y León y no digo ya en Castilla-La Mancha donde primero perdieron los diputados y ahora están en camino de quedarse hasta sin concejales.

Dicho todo ello, vuelvo al principio. La primera razón y que esa tampoco puede ocultarse: José Antonio Sánchez debe dimitir. Por una razón clarísima: porque se comprometió y firmó que lo haría. Ni más ni menos que por ello. Si se empeña en mantenerse aunque con ello su partido pierda el Gobierno de Murcia será el quien ponga sus intereses, por muy legítimos que sean, por encima de los de su región y de la formación política que confió en él como cabeza de su lista.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Los políticos no vienen de Marte

por Francisco Muro de Iscar

Isaías Lafuente

No es Unión para premios

por Isaías Lafuente

Victoria Lafora

La ley del silencio

por Victoria Lafora

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies