La Pinza de Pablo y Pedro

 

Firmas

Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Antonio Pérez Henares

La Pinza de Pablo y Pedro

Publicado 01/11/2016 8:00:07CET

MADRID, 1 Nov. (OTR/PRESS) -

Un año esperando y la investidura va y me pilla en el Líbano. No es mentira. Un viaje por Catania-Sicilia (Italia), Turquía, cerca de la frontera con Irak y el ya citado Líbano. Conociendo misiones y labores de nuestras tropas, que no nos vendría mal conocer algo más y mejor y del que daré cuenta al regreso. Hoy no es el caso. En tiempo instantáneo conocimos resultado de la votación, antecedentes, la muy rumoreada salida de Sánchez del escaño para ponerse en modo Mac Arthur de reconquista del PSOE, los 15 votos de PSC y sanchistas rompiendo la unidad parlamentaria socialista, el eructo fétido de Rufián y el fracaso podemita en el "rodeo" del Congreso. Todo más o menos previsto. Lo imprevisible es el futuro.

El primero el del PSOE. Tengo escrito que España se ha logrado salvar de Pedro NO y su gobierno insensato con extrema izquierda y separatistas pero que está por ver si el PSOE logra sobrevivirle porque está más que dispuesto a llevárselo con él no se sabe bien a donde, pero con el riesgo de ser un apéndice de Podemos, al estilo de Izquierda "Comida". Porque esa pudiera ser la deriva de la deriva sanchista. Porque si Sánchez logra su objetivo aupado por una militancia cada vez más escasa en número pero en determinados lugares cada vez mas sectaria y subsidiaria de posiciones que poco tienen que ver son la historia de un partido socialdemócrata que ha gobernando España, a lo que ello conduce no es a otro sitio que a su deglución por el populismo. Pero aunque no lo consiga la fractura que ya ha creado y va a ampliar va a ser demoledora. Lo dicho, a España le ha hecho daño pero para su partido puede acabar siendo letal.

Podemos, claro, está al acecho. Sánchez es ahora su aliado más importante a la hora de impedir a los socialistas el poder reconstruirse, reiniciarse como partido alternativa y de gobierno en un futuro y retornar a unas posiciones de sensatez, de oposición dura pero responsable. La pinza sobre sus siglas es ahora la de Pedro y Pablo, la de Sánchez e Iglesias.

Esa es la gran incógnita, más allá de los juegos y porras sobre un futuro gobierno, del que uno desde el Líbano sabe tanto como si estuviera tertulianeando por las noches televisivas. O sea, nada. Me enteraré, como todos, a la vuelta. Y entonces no seré yo quien diga que algo barruntaba y menos aún que sabía. Porque saber el nombre de un ministro lo sabe Rajoy y el susodicho, cuando Mariano se lo diga. Pero vamos, lo que me queda, tamizado por la distancia, es que en el panorama que viene las incógnitas a resolver tienen esos dos nombre y esa pinza real y esa foto de pasarela frustrada. La de Pedro y Pablo, Pablo y Pedro en aquel paseíllo ante los leones del Congreso en aquello de Cervantes de "fuese y no hubo nada". Me da que segundas partes nunca fueron buenas y ya fue mala la primera.

OTR Press

Luis Del Val

La política cansina

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

El largo viaje de Susana

por Charo Zarzalejos

Julia Navarro

Niños y alcohol

por Julia Navarro

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies